Una madre sufre, pero no abandona a un hijo

Muchas veces las madres suelen pasar por ciertos padecimientos por diversas causas de la vida, la mayoría de estos factores están relacionados a casos económicos, sociales o sentimentales. Existe el caso de las madres que pasan por rupturas conyugales, por situaciones económicas muy problemáticas o por impedimentos de salud.

Las madres muchas veces sufren en la crianza de sus hijos

Muchas veces las madres toman decisiones para salir adelante con sus hijos y familia, esto puede ser en muchos casos con el apoyo de su esposo o sin el apoyo del mismo. El trabajo es una de las actividades de la vida de una madre que puede ser muy sacrificante.

Muchas madres afirman “que cada madre está en la necesidad de tener que levantarse, de la miseria, pobreza o cualquier situación, con el propósito de no quedarse estancada ahí, por eso salgo a estudiar, trabajar y ganarme la vida hasta que la voluntad de Dios me lleve y me permita caminar hasta poder ver a mis hijos grandes y exitosos”, este es el comentario de muchas madres.

Historias cruzadas: las madres que hoy en día están orgullosas de sus hijos gracias a su sacrificio

Esta es la historia de María Martínez, una madre que fue abandonada por su esposo de joven y se vio en la obligación de salir a trabajar a la calle, como no resulto la venta de comida en la calle la madre desesperada tuvo que irse del país y dejar a sus hijos con su madre.

María comenzó a trabajar de servidumbre en otro país y mensualmente logró enviarle a sus hijos de 20 a 30 dólares conjunto a su madre. En la educación la ayudaba una señora que corregía las tareas de sus hijos, ellos fueron criados con ese ingreso de su madre.

María trabajo en el Salvador con venta de artesanía cerca de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), al pasar los años María gracias a los años de trabajar cerca de esta Universidad.

María conoció muchas personas las cuales sabían su historia y decidieron ayudar sus hijos a ingresar a la universidad, hoy en día Oneida de 24 años es egresada de ingeniería en sistemas y su hijo menor de 21 años se graduó de empresario y trabaja en una empresa en donde exportan sistemas eléctricos.

María culmino con su historia afirmando que una madre muchas veces debe de sacrificarse para poder levantar a sus hijos, la figura de la madre en ausencia de un padre es una enseñanza para los hijos, llevar un plato a la mesa y todo lo demás cuesta, eso fue lo que quise enseñar a mis hijos, hoy en día me siento orgullosa y feliz de ver quiénes son y en lo que se convirtieron.

Esta historia muestra como muchas veces el sufrimiento de una madre es el orgullo de sus hijos en el día de mañana, muchas veces ese sacrifico será la clave del éxito para su familia y para ella misma en el día de mañana, siempre recordemos las buenas costumbres y los valores a la hora de tener que criar a los hijos.