Tomar café en el embarazo ¿es peligroso?

Una de los miles de preguntas más comunes de una mujer, que pasa por esta primera etapa es: ¿Puedo tomar café en el embarazo?, y como no, si hay muchas mujeres en el mundo que, gozan de una buena taza de café todos los días en la mañana. Pero una vez que se embarazan, las cosas cambian, y no saben realmente si existe un riesgo potencial cuando se toma ciertas bebidas, durante este periodo.

Aunque hay aún existe cierto debate, sobre si es bueno o no, el consumo del café durante el embarazo, todavía no existe un estudio definitivo que demuestra de forma absoluta, que el café es lo más dañino en el embarazo.

Sin embargo, si existen opiniones de expertos quienes consideran que, bebér café en pocas cantidades, realmente no es dañino, pero hacerlo en grandes cantidades y varias veces al día, si lo es, y es algo que, sin dudas, no es bueno en absoluto para una criatura en desarrollo.

Metabolismo del bebé

Es posible que, con lo antes dicho, ya te hagas a la idea, de que el café realmente no es un ente benéfico para el bebé. Pero seguramente lo que no sabes realmente, es el ¿Por qué?, de dicha conclusión.

Primero, debes entender que todo lo que comes o “bebés”, afecta directamente también al bebé, él procesará en su cuerpo, todo lo que pase por el tuyo, a través de la placenta Por lo que, aunque tu cuerpo ya adulto es capaz de procesar el café, no quiere decir que tu bebé pueda hacerlo.

Un bebé que apenas está en desarrollo, no podrá nunca procesar de manera correcta el café, ya que su metabolismo aún no está del todo desarrollado. Por lo que, expertos dictaminan que tomar café en el embarazo, podría afectar la forma o patrón normal, en que un bebé se mueve, en las etapas finales del embarazo. Además de afectarle directamente su sueño, haciéndole difícil el poder conciliar el sueño, después de nacido.

La deshidratación del bebé

El café suele repotenciar mucho la energía de las personas, pero tras ese impulso siempre se encuentran efectos secundarios, entre ellos está, la frecuencia con que nos da ganas de ir al baño.

Esto se presenta usualmente, sin importar las tazas de café que bebamos, esto es normal. Pero no lo es del todo, para un cuerpo que apenas está experimentando dicha bebida, razón por la cual, le causará una enorme deshidratación al bebé, a través de la perdida de fluidos.

Perder el embarazo

El café afecta directamente al organismo, aumenta la presión de la sangre, acelera el metabolismo y contribuye a la resequedad del cuerpo. Por lo que, no es de extrañar, que el bebé tenga complicaciones en las etapas finales del embarazo. Hay estudios que demuestran, que el tomar café en el embarazo, incrementa las posibilidades de sufrir abortos espontáneos.

Consultar con especialistas

El consumo de cafeína es riesgoso, si lo es, pero más si se trata de bebérlo en grandes cantidades. Además, al no tener una prueba definitiva, de cuánto daño puede ocasionarle al bebé, a través de las cantidades de café que se beba, es aconsejable siempre consultar con un médico, para controlar el consumo de café y evitar que el bebé corra riesgos.