in

Ser mamá cansa más que un trabajo normal

La maternidad no es fácil, la felicidad que proporciona el tener un hijo o hija es a veces es proporcional a las vicisitudes que implica ser el responsable de la vida alguien más. Sin embargo, cuidar de los hijos e hijas no es reconocido por la sociedad como una actividad compleja comparado con empleos comunes.

No obstante, Estudios demuestran que cuidar de los hijos e hijas cansa aún más que un trabajo fuera de casa. El Centro de investigaciones Pew o Pew Research Center Realizo una investigación donde demuestra que el cuidado de los hijos e hijas tiempo completo, es una de las actividades más agotadoras, le sigue labores domésticas y, en tercer lugar, empleos remunerados.

Al final del día las madres, que por lo general son las encargadas del cuidado de los hijos e hijas, terminan agotadas, mientras que los hijos e hijas tienen energía hasta avanzada la noche. El amor a sus hijos e hijas es lo que suele actuar como combustible para que estas madres desarrollen capacidades que ni siquiera sabían que tenían.

Las madres deben cuidar a los hijos, hacer comida, darle de comer, bañarlos, limpiar la casa, hacer la tarea con ellos, llevarlos a actividades extracurriculares, entre otras tareas. De esa forma se podrían decir que las madres ejercen varias profesiones a la vez, como lo es la de cocinera, maestra, enfermera, psicóloga, mantenimiento y limpieza.

¿Hijos o jefes?

Hay que tomar en cuenta que los hijos son aún más exigentes que los jefes, en una encuesta realizada también por el EL Centro de investigaciones Pew, los padres dijeron que en un 12% que el cuidado de los niños era muy agotador comparado con el 5% que decía que no lo era tanto como el trabajo remunerado.

Síndrome de Burnout

Incluso hay madres que podrían desarrollar el síndrome de Burnout, que consiste en la evolución de estrés laboral hacia un estado estrés crónico.

Este síndrome suele darse en esas actividades relacionadas con atención a terceros, este es el caso de docentes, personas que trabajan con atención al cliente y por supuestos padres y madres de tiempo completo.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Cambios en el estado de ánimo, suelen estar más irritables y de mal humor
  • Desmotivación
  • Agotamiento mental
  • Falta de energía y menor rendimiento

Si se prolonga esta actividad por largo tiempo, puede producir a mediano o largo plazo un deterioro cognitivo, causando pérdidas de memoria, faltas de concentración y mayor dificultad para aprender tareas o habilidades nuevas.

Por lo que se recomienda que las tareas de cuidados de los hijos e hijas y del hogar se repartan entre ambos padres. Si eres padre o madre soltera, es bueno que apartes un tiempo para tu esparcimiento, dejando a tus hijos por unas horas con una niñera o con un familiar para empezar a practicar alguna actividad de relajación como la meditación o escuchar música.

La práctica de algún ejercicio también contribuirá a liberar tensión, pues al hacerlo liberas hormonas como serotonina, dopamina y endorfinas las cuales generan sensación de bienestar. Siguiendo estos consejos podrás renovar fuerzas y poder continuar con tu maravillosa labor.

Es importante crear en la sociedad conciencia sobre este tema a fin de que los cuidadores de niños que por lo general son las madres sean más valoradas y consideradas de lo que son en la actualidad.

Errores comunes de una madre primeriza

Momentos que el bebé debe vivir con su papá