Se puede tener un parto normal sin dolor

El parto natural siempre son una de las primeras elecciones que toda mujer tiene en mente cuando queda embarazada, mantienen el concepto de traer a el mundo de manera natural sin la intervención de ningún tipo de fármaco y sin la presencia de equipos que puedan ocasionarle daño al bebé. Es importante resaltar que el parto natural o vaginal es instintivo de cada mujer, por lo que cada mamá reaccionará de manera diferente dependiendo de cómo su cuerpo reaccione.

Ideas para un parto natural feliz

Para que tu parto sea feliz independientemente de los aspectos clínicos, es necesario que la madre y el padre se preparen y conviertan el parto en un festejo. El embarazo es un tiempo para que ambos padres se preparen para recibir al nuevo bebé, pueden que los dos se imaginen la sala de parto y manera de cómo se irán apoyando.

Algunos padres quieren filmar ese momento, otros deciden que quieren a la madre a que salga el bebé, lo importante es que todo el proceso este acompañado con amor y apoyo mutuo para transmitir esa felicidad y amor al bebé. Sigues estas ideas para un parto feliz sin dolor:

En momento que sientas algunas molestias fuera de lo común debes mantenerte totalmente activa, es recomendable que inicie caminatas cortas de 30 minutos, realiza caminatas fáciles en la mañana y en la tarde, también puedes optar por practicar un deporte o disciplina de bajo impacto como la natación o el yoga para embarazadas, esto ayudara a que el bebé cambie su posición podálica.

En el instante que ya hayas visitado a tu obstetra y tengas conocimiento de tu fecha de parto comienza a tener terapias de relajación con aromaterapia y musicoterapia, estas opciones ayudaran para que tengas un parto natural tranquilo y con menos dolor. Puedes iniciar con baños con aromas y una música suave, esto ayudara a que duermas más y a mantenerte en un estado de relajación.

Debes expresar lo mejor posible tus ansiedades con tu pareja y además descansar, suelta el cansancio previamente a 2 semanas anteriores a tu parto, recuerda que todo lo que tengas afectara al bebé.

En tus tardes o mañanas dedícate una hora a hacer Pilates para embarazadas, esto ayudara mucho para la preparación de un parto normal, esto lo puedes iniciar en la semana 36 y después reemplazar los Pilates por las sillas, estos ejercicios ayudan a relajar al bebé y aliviaran de manera efectiva las dolencias que presentes durante tu embarazo las últimas semanas de gestación.

Pide a tu esposo que te realice masajes al nivel de la zona perineal, esta es una de las regiones que más llevara tensión en el momento de tu parto natural por lo tanto es la que debe estar más preparada para el momento del parto, los masajes puedes iniciarlo en la semana 35.

Una de las últimas recomendaciones es que hagas rutinas de ejercicios sencillas como sentadillas y el de “cuatro patas” este es apoyado con las palmas de la mano y las rodillas. Estos ejercicios ayudaran a aliviar las dolencias y además también lograra que tu bebé se posicioné.