Sabías que acostar temprano a los niños ayuda a la salud mental de las madres

Hacer que nuestros niños se acueste más temprano es un verdadero reto para las madres cada día, es necesario tener una gran capacidad de persuasión y una paciencia bastante grande para poder lograr que los niños puedan acostumbrarse a una rutina nueva y terminar de una vez por todas con las “luchas” antes de dormir; a pesar de ello, es un esfuerzo que al final dará sus frutos, ya que permitirá que los niños tengan una mejor actitud, se encuentren más felices y su salud se encuentre mejor.

Un estudio revelador

Recientemente el Murdoch Children’s Research Institute in Melbourne ha podido realizar un estudio en donde se muestra que los niños que se acuestan a dormir a horas tempranas desarrollan un mejor estado físico, así como observan un mejor desarrollo en la memoria, el comportamiento y la felicidad del niño.

También se observó que estos niños poseen una capacidad para aprender más elevada y adquieren un mejor autocontrol.

Por el otro lado, las madres pueden encontrarse más contentas y adquieren un mejor bienestar si sus hijos se van a dormir temprano sin ofrecer resistencia, ya que el tiempo es aprovechado por las madres para poder descansar y a su vez pueden reducir los niveles de estrés gracias a ello.

Diversos investigadores han analizado el estilo de vida y los diversos horarios de sueño de muchas familias y han llegado a la conclusión de que aquellas familias donde los niños se acostaban a dormir alrededor de las 8:30 pm, tenían una calidad de vida superior y una mejor salud emocional, mental y un desarrollo físico más elevado.

Ambos padres se ven beneficiado por esto (en especial las madres), ya que ambos desarrollaban de la misma manera una mejor salud mental y adquirían más horas de sueño, lo que significa despertar con un mejor humor, menos estrés y una calidad de vida superior.

El Murdoch Children’s Research Institute in Melbourne sugiere que aquellos bebés que posean solo 3 meses de edad o menos duerman alrededor de 14 y 17 horas; de 4 a 11 meses deben de dormir entre 12 y 15 horas y los niños de 1 o 2 años 11 o 14 horas.

Los niños de 3, 4 y 5 años deben de dormir 11y 13 horas, mientras que los niños más grande de entre 6 a 9 años deben de dormir mínimo 10 u 11 horas.

¿Qué relación existe entre dormir a los niños temprano y la madre?

El ser madre es una actividad que tiende a agotar mucho a la persona, ya que la madre tiene que estar atenta ante cualquier movimiento que realicen los niños, así como estar atenta de las necesidades de los mismos; sin embargo, también influyen otras actividades como el cuidado del hogar, el trabajo y estar al tanto de la pareja, por ello, el tiempo personal es bastante diminuto.

Acostar a los niños temprano supone una gran ventaja para la madre, ya que le concede eso que tanto desea: un tiempo para ella misma. Durante las horas que los niños duermen, la madre puede aprovechar para disfrutar de sus actividades favoritas, ya sea ver su serie preferida, disfrutar de sus comidas sin molestias o interrupciones, hablar con sus amigos o familiares e incluso disfrutar de un momento de paz.