in

Riesgos y complicaciones de la anestesia epidural en el parto

La anestesia epidural o también conocida como anestesia peridural, fue utilizada por primera vez por el neurólogo norteamericano James Corning en 1885, inyectando 111 mg de cocaína en la zona epidural de un voluntario ocasionando un bloqueo nueraxial. En 1921 un cirujano militar llamado Fidel Pagés, perfecciono la técnica logrando la aprobación de la sociedad científica internacional. Fue utilizada por primera vez en trabajo de parto en 1942, por el Dr. Robert Hingson.

La anestesia epidural, es la anestesia que se introduce dentro del espacio que recubre la medula y que solo se encuentra en el canal vertebral, inhibiendo la salida de las terminaciones nerviosas de la medula, y por consiguiente bloqueando el dolor de parto. A pesar que es una anestesia segura y usada en miles de hospitales de todo el mundo, no se puede decir que su uso no posea contraindicaciones o riesgos. Entre los que tenemos:

Contraindicaciones:

  1. No se debe colocar cuando la embarazada ha presentado durante todo el embarazo o al final del mismo, alteraciones en su tensión arterial, es decir que puede tener el riesgo de Preeclampsia.
  2. Si la embarazada recién ha pasado por alguna enfermedad que haya alterado su inmunidad. Como sarampión, tosferina. Para mayor seguridad debe haber pasado por lo menos un mes de haber padecido la enfermedad.
  3. Si al momento del parto o recientemente, se ha padecido alguna alteración infecciosa en la piel, que pueda propagar la infección.
  4. Si la mujer tiene algún tatuaje en esa zona, no debe aplicarse la epidural, ya que puede introducir parte de la tinta al torrente nervioso.
  5. Si tomas anticoagulante, tienes niveles bajo de plaquetas o alguna deformidad en la espalda en la zona de aplicación de la anestesia.

Riesgos:

  1. Disminuye la capacidad de pujar, al no tener dolor con las contracciones, por lo general la mujer no se da cuenta cuando ni la fuerza que debe utilizar al pujar.
  2. Alarga la faena de parto, puede darse el caso que el bebé se adormece por efecto de la anestesia y puede cambiar de posición colocándose podálico o no ayudando a querer salir, lo que ameritaría el uso de fórceps o recurrir a la cesárea
  3. Baja la presión arterial a niveles ´preocupantes.
  4. Al tener los músculos de la parte inferior de tu cuerpo sin movimiento a voluntad por efectos de la anestesia, puedes llegar a orinarte en el proceso de parto.
  5. Si la epidural es colocada de mala manera, se puede dañar algún nervio, ya sea de manera temporal o permanente.
  6. Sufrir de dolores de cabeza fuertes post parto
  7. Puede que el ritmo de tu trabajo de parto disminuya y requiera la aplicación de más anestesia.
  8. Algunas mujeres hacen resistencia a la anestesia epidural y por consiguiente no sienten alivio del dolor.
  9. La aplicación de la anestesia epidural, puede provocar mareos y náuseas en algunas mujeres.
  10. No podrás caminar hasta que se pase el efecto de la anestesia, ya que tus piernas también están bajo su efecto.

Lo más recomendable es que converses con tu médico obstetra para que ente los dos tomen la mejor decisión, ya que solo él conoce todo tu embarazo y su evolución y siempre querrá lo mejor para ti y tu bebé.

 

Cosas que no hay que hacerle a un bebé

Primeros auxilios si tu hijo se está ahogando