Riesgos más comunes durante el parto natural

La mayoría de los alumbramientos se desenvuelven de manera natural y sin ningún problema, aunque existe la probabilidad de que se presenten inconvenientes que puedan desencadenar riesgos a la madre y al niño.

En este artículo hablaremos de los posibles problemas más frecuentes que se puedan presentar durante el alumbramiento natural que conlleven al ginecobstetra a practicar una cesárea segmentaria.

Riesgos más frecuentes durante el alumbramiento natural

  • Contracciones uterinas de poca fuerza: en algunos casos se presentan con menos fuerza y por debajo del tiempo que se amerita para poder llevarse a cabo el alumbramiento de manera favorable. En el caso de que la mujer embarazada no cubra el lapso de las dilataciones y lleve más de 12 horas en labor de parto en su primer parto, los médicos toman la decisión de adminístrale pitocin, para adelantar las contracciones u optan por la cesárea segmentaria.

  • Influencia de la edad de la futura mamá: cuando la edad de la madre es de cuarenta años o más, prácticamente se considera que es un embarazo de alto riesgo y, por ende, el nacimiento del niño se considera también de alto riesgo.
  • Los alumbramientos de más de un bebé: la gestación de gemelos de por si es considerada riesgosa, estos embarazos suelen adelantarse y los niños nacen antes del tiempo estipulado, o si se observan dificultades en la cantidad de líquido amniótico, estos factores son importantes y conllevan a realizar una cesárea segmentaria.
  • Pelvis en forma de embudo: cuando ya llega el momento del parto, el niño debe pasar por el canal de parto. Debido a las características estrechas que presenta la pelvis, es imposible que logre pasar él bebe por este canal, por lo cual los especialistas optan por practicar la cirugía.
  • Distocia de hombros: esta patología se presenta cuando el niño está ya naciendo su cabecita se expone pero sus hombros quedan atascados en la pelvis y amerita una cirugía de emergencia puesto que el bebé se encuentra en peligro.
  • Cuando el niño viene de pies: esta es una condición que se presenta durante el periodo del embarazo y mientras va transcurriendo los meses algunos niños tienden a acomodarse y colocarse en posición para el nacimiento, pero hay otros que no lo hacen y esto amerita que se realice una cesárea.
  • El Cordón umbilical: mientras el niño se encuentra en el vientre, tiende a moverse y en uno de esos movimientos puede enrollarse el Cordón en el cuello del niño, por lo cual genera que no le llegue el suficiente oxigeno o lo asfixie.

  • El meconio: son muy pocos los casos en que se presenta esta situación en la que el bebé defeque en la barriga. Es considerado un factor de riesgo, por lo cual el bebé al nacer debe ser aspirado y administrarle antibiótico para evitar futuras infecciones al niño.
  • Parto prematuro: esto se da cuando se rompe la fuente antes de tiempo, es decir, antes de los 7 meses de embarazo, lo cual conlleva a ser riesgoso porque el niño ya está en contacto con el medio ambiente y puede contraer infecciones, al igual que la madre también está expuesta, es una situación de riesgo.