Qué es y cómo se puede prevenir la muerte súbita en los bebés

El síndrome de muerte súbita es capaz actuar con una ocurrencia de 0,5 niños por cada 1000 nacidos vivos, tomando variaciones entre los diferentes países y los grupos étnicos que se encuentran en ellos. El síndrome de muerte súbita puede aparecer con más frecuencia en los bebés que tengan una edad comprendida entre los 2 meses y los 4 meses; siendo una ocurrencia muy rara en los bebés de 1 mes o en aquellos que superen el año.

¿Qué es el Síndrome de Muerte Súbita Infantil?

Este síndrome representa la muerte inesperada y repentina que sufren los bebés que poseen menos de un año de edad y cuenten con un estado de salud favorable. Este síndrome afecta al bebé y ocasiona su muerte sin ninguna causa aparente, la cual tampoco puede ser revelada por medio de las autopsias.

En la mayoría de los casos, los bebés son hallados muertos en las camas o en los corrales una vez que se le haya puesto a dormir; el bebé se encontrará muerto sin ningún tipo de lesión o sospecha probable que haya sufrido en el proceso. Por suerte, este es un mal que puede ser prevenido mediante diferentes medidas.

Formas de prevenir el Síndrome de Muerte Súbita Infantil

Son múltiples las medidas que podemos realizar para prevenir la aparición de este mal:

  • Colocar al bebé en una posición boca arriba a la hora de dormir, siempre sobre su espalda y sólo en los colchones firmes; se debe de evitar acostar al bebé boca abajo o de una forma lateral.
  • Se debe mantener una temperatura de 22º o 20º centígrados, evitando a su vez que el bebé utilice demasiados abrigos o mantas.
  • El bebé no debe de estar rodeado por cojines, almohadas o edredones; tampoco debe de poseer en su cuello ningún tipo de colgante (como el que cargan los chupetes). Es necesario revisar la cuna del bebé para asegurarnos de que no existan cintas que puedan hacer que este se enrede en las mismas.
  • El bebé no puede ser cubierto por encima de las axilas, ya que el bebé sería capaz de deslizarse por debajo de la funda de la cama, es conveniente que los pies del pequeño se encuentre en contacto con el extremo de la cuna.
  • No se debe de fumar en ninguna etapa del embarazo ni finalizado el mismo. De hacer esto, se aumentará en más de un 50% el riesgo de que el bebé sufra el Síndrome de Muerte Súbita Infantil. No se debe de permitir bajo ninguna circunstancia el humo de tabaco cerca del bebé.
  • El chupete debe de ser ofrecido al bebé en todo momento, eso sí, sin obligarlo a usarlo y solamente cuando él lo desee. Un estudio ha sido capaz de demostrar que el uso del chupete puede disminuir en un 90% el riesgo de padecer muerte súbita, principalmente porque el bebé al tener en la boca el chupete es incapaz de pegar su rostro completamente al colchón, lo que reduce en gran medida las posibilidades de sufrir asfixia.