Qué es la preeclampsia y porque se considera tan peligrosa en el embarazo.

Es conocido como preeclampsia a la condición que ocurre únicamente cuando la mujer se encuentra durante el período de gestación (embarazo); esta puede presentar –o no- varios síntomas, y entre ellos están la hipertensión en las arterias y la aparición de una nueva proteína en la orina.

Todo esto, es determinado solamente después de la semana número 20 que es cuando se puede presentar esta condición.

Preeclampsia y el embarazo y quiénes están en riesgo.

La preeclampsia solamente afecta a un 8.5% de los embarazos que ocurren, y afecta más a unas mujeres que a otras, por ejemplo, tienes más probabilidades de tener preeclampsia en tu embarazo si:

  • Tu madre o hermanas han tenido preeclampsia en sus respectivos embarazos.
  • Es la primera vez que vas a tener un niño.
  • Experiencias pasadas relacionadas con la hipertensión gestacional.
  • Mujeres que hayan padecido de alguna vez enfermedades renales antes del embarazo o presenten una presión arterial alta.
  • Si la mujer presenta un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 u obesidad.

¿Por qué es peligrosa la preeclampsia y cómo afecta a la madre?

La preeclampsia si no se trata de una forma adecuada y además rápida, puede concurrir diversas complicaciones para la madre, entre las cuales destacan problemas cardiovasculares en el futuro o alguna insuficiencia renal o hepática.

Otras afecciones que son provocadas por la preeclampsia

Pueden producirse algunas mucho más graves, inclusive mortales, como lo son:

  • La eclampsia: Esta es otro tipo de forma grave de preeclampsia, en la cual se ven añadidas convulsiones a la madre.
  • Síndrome HELLP: El síndrome HELLP significa hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y bajo conteo de plaquetas, esta condición, afecta a los glóbulos rojos, produciendo que se descompongan mucho más rápido, al igual que destruye la función hepática y genera coágulos sanguíneos en la mujer embarazada.

¿Cómo afecta al bebé la preeclampsia?

La preeclampsia no es algo que solamente afecta a la madre, sino también al bebé, afectando de manera que la placenta al momento de formarse no tiene la sangre que necesita. ¿Qué sucede si la placenta no tiene la sangre suficiente? Se preguntará, cuando la placenta tiene carencia de sangre, el bebé recibe menos alimento y oxígeno, causando que tenga bajo peso al momento de nacer.

Esto no significa que todas las mujeres que fueron diagnosticadas con preeclampsia van a tener un bebé descompensado o con bajo peso. Si la preeclampsia es detectada y tratada a tiempo meticulosamente se puede tener un bebé sano y de peso normal.

¿Cómo evitar la preeclampsia?

Ahora que ya conoces que es la preeclampsia y las consecuencias que puede tener esta para tus riñones, cerebro y demás, es importante que conozcas cuales son las medidas para su tratamiento para poder llevar a cabo un buen embarazo:

  • Al momento de cocinar, usar muy poca sal en las comidas.
  • Tener una suficiente hidratación durante todo el día, con unos 6 u 8 vasos de agua.
  • No comer comida chatarra o demasiados alimentos fritos.
  • Descansar debidamente las 8 horas diarias y hacer ejercicios.
  • No consumir alcohol y evitar el consumo de bebidas que contengan cafeína en sus ingredientes activos.