in

Qué es la mollera en los bebés y cómo cuidarla.

Para las madres, los bebes son los tesoros más grandes que poseen, por ello están siempre vigilantes de que su recién nacido no posea ninguna complicación después del parto o un efecto secundario post parto.

El cráneo del bebé es muy suave y propenso a lastimarse, esto se debe a que aún no se ha podido formar completamente, por ello, podemos observar que la estructura del cráneo de un bebé no es exactamente igual a la de un adulto, y no se habla de las medidas precisamente.

De forma que el bebé pueda abrirse al mundo exterior en el trabajo de parto, los huesos del cráneo del bebé no se encuentran completamente formados ni presentan una unión total entre los mismos. Al desarrollarse con tiempo el bebé, esta unión se hará cada vez más fuerte, hasta llegar a un punto en el que su cráneo este completamente formado volviendo más compleja su estructura ósea.

¿Qué es la mollera?
En el proceso de desarrollo de la estructura ósea del cráneo, deja entre la unión de los 7 huesos que la conforman, un tejido elástico, a este espacio se le conoce como fontanela. La fontanela ubicada en la parte anterior del cráneo es la cual se conoce como mollera, este es el nombre popular que se le dio al término y se caracteriza porque es la más grande de todas las fontanelas.

La principal función de las fontanelas es permitir que el cráneo se expanda, de forma que el cerebro pueda desarrollarse tranquilamente. El tiempo aproximado que las fontanelas tardan en desaparecer es de 12 a 18 meses de vida.

Sin embargo, no todas las fontanelas tardan la misma cantidad de tiempo en cerrarse, la que se encuentra en la parte posterior del cráneo tarda un aproximado de 2 meses, mucho más rápida en comparación al resto.

La mollera puede ser un indicativo de la salud del bebé, una mollera que se encuentre hundida en exceso significa que el bebé puede estar sufriendo de deshidratación. Por el otro lado, una fontanela que se encuentre muy pronunciada o inflada nos indica que existe un aumento significativo en la presión del cráneo.

Cuidados de la mollera.
Primero que nada, no debemos alarmarnos si llegamos a notar que la mollera esta “latiendo”, ya que estos son los latidos de su corazón, los cuales, mediante la presión sanguínea, expanden el tejido que se encuentra en la misma, esto se debe a que esta región posee muchos vasos sanguíneos.

Se debe de medir el tiempo en el cual se cierran las fontanelas, para esto, debemos revisar cada cierto tiempo en qué estado se encuentra. Si observamos que alguna se cierra demasiado tarde o muy rápido, tenemos que hacérselo saber a nuestro pediatra de confianza que nos ampliara la información.

Esta es una zona sumamente delicada por lo cual es necesario que se eviten los golpes de cualquier tipo en la zona.

La mollera no es un espacio que requiere de cuidados específicos, se deben de aplicar los cuidados normales al infante en la zona como el buen aseo de la cabeza, es una zona que no dañaremos con el tacto suave, así que no tenemos nada de qué preocuparnos.

Conoce todos los beneficios de la leche materna para tu bebé.

Por qué cuando estás dando pecho a tu bebé adelgazas.