Qué es el mal de ojo?, y cómo puedo proteger a mi bebé.

El mal del ojo es una de las supersticiones que cotidianamente se habla entre la población. Se habla de mal de ojo cuando una persona está cargada en sus ojos de malas energías o malas intenciones de manera “no intencional”. Son energías tan pesadas que, al cruzarse con seres puros, desarrollan la capacidad de intercambio hacia la otra persona.

Mal del ojo: más que una superstición
Históricamente, el mal de ojo fue conocido como la capacidad de las mujeres para ojear. En la antigüedad, se sostenía la teoría que los más vulnerables de padecer el mal de ojo son las mujeres embarazadas y los bebés. Una vez que se ha sido expuesto al mal de ojo, procede en nuestro organismo reflejarse una serie de síntomas únicos. Por lo que se puede llegar a encontrar: un decaimiento o fatiga, pérdida del apetito, poca fuerza, tristeza e insomnio.

Formas de proteger a tu bebé del mal de ojo


El poder de las palabras
¿Cómo protegerse del mal de ojo? Es importante, primeramente, saber que cada una de las palabras que sale de nuestra boca desata la capacidad de ejercer un poder y autoridad cuando decidimos decir esa palabra.

Una de las maneras de cuidar, curar o proteger a tu bebé es declarar constantemente “Dios te bendiga”. Esta frase es importante para poder alabar de manera sana cada una de las características del niño pequeño. Eesta frase siempre debe agregarse en el transcurrir y finalización de día del bebé para evitar la “ojeada”.

El poder del tacto
El tocar el pie del bebé o su mano es una de las formas de protección y prevención ante el mal del ojo. Esto se realiza más que todo con los neonatos y se hace a través del contacto físico. Si se le está viendo al bebé a los ojos, es importante mirarlo detenidamente y, por lo menos, tocar o agarrar su mano o pie. Haciendo esto se evita el paso de las malas energías al bebé.

Escupir en dirección al causante
Es importante que escupa en la dirección en donde está directamente esa persona que consideras que fue la que hecho el mal de ojo al bebé. Si consideras que hay una persona cercana que haya echado el mal de ojo, por la forma de ver al bebé, si es intensa o de manera como mala. La creencia tradicional popular advierte que debes realizar de inmediato el gesto de escupir hacia esa persona para regresar el mal que esa misma persona hecho.

Cuidar quiénes se acercan al bebé
Debes evitar el contacto con varias personas hacia el bebé. Cuando los bebés están recién nacidos, resultan muy propensos a recibir esas energías negativas o malas que se encuentran en el entorno del mismo. Por lo que es muy fácil que los bebés puedan recibir ese mal de ojo de manera involuntaria.

Poner una cinta roja en su muñeca
Por último, debes usar una cinta de color rojo para evitar y prevenir esas malas energías. El uso de la cinta roja es muy popular, este también se usa para poder prevenir la envidia y esas energías negativas sobre tu persona y la de tu bebé.