Precauciones que debes tomar al correr durante el embarazo

Es costumbre que toda mujer que cuida mucho su salud y tiene una rutina de ejercicios diaria, quiera seguir con ese ritmo de vida durante un embarazo para evitar deformidades o flacidez en el cuerpo después del parto. Correr durante el embarazo puede resultar un buen ejercicio de cardio para mantener el peso durante esta etapa y un buen metabolismo para la madre y el feto.

Se debe tomar en cuenta que para realizar este tipo de ejercicios se tiene que tener la certeza de que estamos presentes a un buen estado de salud que sea capaz de soportarlos. Sin embargo, el hacer ejercicios es una de las más importantes recomendaciones que se deben seguir durante el embarazo.

Consejos para correr durante el embarazo.

El tiempo.

El tiempo que inviertas a diario en correr durante el embarazo va a depender del estado físico que poseas, si es básico, intermedio o avanzado. Si es básico, se debe tener en cuenta que los primeros meses se comienza despacio y periodos de tiempo cortos, preferiblemente media hora 3 días a la semana; se incrementará un poco más a partir del 4to mes de embarazo, se deben tener una rutina de calentamientos previos y posteriores; y en los últimos meses se debe disminuir otra vez la intensidad debido al gran tamaño que adoptará el abdomen en esa etapa.

Si es intermedio, continuar la misma rutina que tenías antes del embarazo intercalándolo con días de descanso durante el primer trimestre; a mitad del embarazo se puede continuar de la misma manera que el primero; y en el último, llevar un ritmo constante dependiendo de tus posibilidades con distancias un poco más cortas.

Finalmente, si tu nivel es avanzado, se puede seguir igualmente la rutina que venías haciendo pero con menos intensidad de lo habitual, llevando un ritmo acorde a tu estado; en el segundo trimestre se debe mantener un ritmo de al menos 5 días a la semana combinando con otros ejercicios de baja intensidad; y en el último se baja un poco más la intensidad para correr acorde a cómo te sientas cómoda.

Acude a tu médico.

Si deseas tener una correcta rutina de carreras durante el embarazo, se debe tener la aprobación y recomendaciones del ginecólogo u obstetra, sobre todo si no llevabas un ritmo de ejercicios antes de quedar en estado. Te indicará dependiendo de tu estado y del feto, el tiempo y distancia que se recomendaría que corrieras.

Tomar en cuenta las precauciones.

Tener cuidado con el equilibrio es importante, ya que resulta ser uno de los problemas más frecuentes durante el embarazo; existen cambios hormonales que pueden afectar tu rutina de ejercicios, por lo que se recomienda tener carreras calmadas y descansos; evita lo más que puedas el calor, ya que el sudor puede causar estrés al feto durante esta etapa, es por esto que se recomienda durante el embarazo no ir a saunas o sitios donde se espera que se sude mucho; y por último, es importante tener precaución con correr acorde al tamaño del abdomen.