¿Que es un parto seco? Causas y consecuencias.

El llamado parto seco no es realmente del todo seco. La mujer da a luz sin nada de líquido y a esto es a lo que se le denomina “parto seco” (se trata de un término popular, que en Ginecología no existe).

Cuando se rompe la bolsa siempre queda algo de líquido amniótico dentro del útero rodeando al bebé y además la mujer sigue regenerándolo.

Se denomina parto seco coloquialmente a aquellos partos en los que la bolsa de líquido amniótico se ha vaciado completamente. Se cree que el parto seco es más doloroso que el parto en el que se rompen aguas de forma tardía ya que con la bolsa intacta el líquido amniótico ayuda a atenuar la intensidad del dolor de las contracciones. No tiene por qué ser ni más doloroso ni más complicado para la mujer, a no ser que no vaya acompañado de las contracciones de parto, en cuyo caso habrá que inducir el parto.

En la actualidad, esta patología puede controlarse eficazmente gracias a las ecografías, pero hace años daba lugar a alteraciones fetales y a niños de bajo peso. Quizá sea ésta una de las razones por las que nuestras madres y abuelas tenían tanto miedo al parto seco.

Cada parto es diferente. La bolsa puede romperse espontáneamente antes o durante las contracciones, incluso en algunos casos no se rompe hasta el momento en que el bebé asoma la cabeza y hasta a veces el bebé nace dentro de la bolsa.

Pero la rotura de la bolsa amniótica también puede ser artificial, es decir que la matrona perfora las membranas por medio de una maniobra llamada amniotomía.

Hoy en día es bastante habitual la práctica médica de romper aguas de forma artificial supuestamente para acortar el trabajo de parto, sin embargo hay investigaciones que aseguran que la rotura artificial de la bolsa no implica un parto más rápido.

Por su parte, la OMS argumenta que no está justificada la rotura precoz artificial de membranas como procedimiento de rutina.

Una vez rota la bolsa, por lo general se espera a que se desencadene el parto en las siguientes 24 horas (depende del centro y de las características del parto puede ser menos o más tiempo).

Si no se produce, se provoca el parto para evitar una infección ya que la bolsa actúa como barrera de protección ante los gérmenes que pudieran ascender por la vagina. Al romperse la bolsa el riesgo de infección es mayor a medida que pasa el tiempo, sobre todo si se producen tactos vaginales.

Se cree que el parto seco es más doloroso que el parto en el que se rompen aguas de forma tardía ya que con la bolsa intacta el líquido amniótico ayuda a atenuar la intensidad del dolor de las contracciones.