Los bebés que se parecen al papá son más saludables. ¿A quién se parece tu hijo?

En ocasiones nos preguntamos, ¿A quién se parece mi hijo? ¿A mi esposo, abuelos, hermanos?
La genética tiene un papel fundamental e importante en estos casos, como puede ser desde el color de sus ojos, cabello, piel y hasta gestos que se pueden heredar a los bebés.

Existen muchos casos en donde los hijos tienen un gran e impresionante parecido con los padres como si fueran “Dos gotas de agua”.

Recientes investigaciones han revelado que los hijos que poseen gran parecido con sus papás son más saludables.
Algunas investigaciones de la Universidad de Carolina del Norte, señala que los mamíferos utilizan más ADN de los padres, aunque, este estudio solo llevado a cabo solamente en ratones y hasta momento se intenta comprobar si en verdad en los seres humanos también podría ser así.

La gran pregunta es… Tener gran parecido los hijos con el padre, ¿los hace realmente más sanos?
Una nueva investigación ha revelado que los bebés que tienen un gran parecido con su padre son bebés más saludables.

¿Sabías qué? el tiempo que un padre convive con su hijo es de sumamente importancia para su desarrollo en un futuro.

Esta investigación se publicó en el Journal of Health Economics, sugiere que aquellos bebés que tienen gran parecido a sus padres al nacer, tienen mucha más probabilidades de convivir y pasar tiempo juntos con su padre y, a su vez, estar mucho más sanos cuando llegan a cumplir su primer año de vida.

El líder de esta curiosa investigación Solomon Polachek, señaló:

“Los padres son importantes en la crianza de un niño, y se manifiesta en su salud.”

Este estudio que se realizo analizó a 715 familias en las que los bebés vivían con su madre, pero tenían más parecido a sus padres que a las madres al parecer estaban más sanos un año después, y los investigadores piensan que esto se debería a que estos padres pasaron un promedio de tiempo de 2,5 días más por mes con sus hij@s, que los padres que no tenían tanto parecido a ellos.

Este tiempo de paternidad adicional resultó en una mejora en la salud. Según este curioso estudio señala Solomon Polachek, profesor de economía de la Universidad de Binghamton, los padres que pensaban que su bebé tenían gran parecido a ellos tenían más certeza de su paternidad y, por lo tanto, pasaban y convivían más tiempo con ellos.

Esta investigación muestra la gran importancia que es alentar a los padres ausentes a pasar más tiempo con sus hijos, dijeron los investigadores.

El descubrimiento de esta investigación fue que los bebés que se parecen físicamente a sus padres son más sanos, ya que el parecido de los niños que puedan tener con el padre, esto generaría mayor interés en los papás para dedicar más tiempo, cuidados y atención a los pequeños.

¿Se parece tu hijo a su papá?