in

Las mamás que amamantan en el primer año tras el parto tienen más posibilidades de perder más peso, que las que no lo hacen

La lactancia materna es bastante benéfica en ambas partes, es decir, le brinda propiedades benéficas al bebé como a la madre, ya que puede ayudar a ésta última a prevenir algunos tipos de cáncer asociados con las mamas y los ovarios, también le ayuda a reducir los riesgos de contraer infecciones contribuir a quemar calorías. Esto está demostrado, y es una técnica que de verdad funciona y ayuda a la madre a perder esos kilos de más.

¿Cierto o falso?

Gracias a un estudio reciente, se logró demostrar que las madres pierden kilos de más al amamantar. Este estudio fue realizado a 10.000 madres, revelando innegablemente que aquellas madres que amamantan, contribuyen a mantener un buen aspecto físico, todo lo contrario, con aquellas que no lo hacían.

Puede parecer mentira, pero según el estudio que realizo dicha prueba, logro comprobar los cambios que el cuerpo origina cuando se produce leche, siendo la perdida de las calorías uno de esos cambios, ya que la fabricación de la leche, así como los cambios hormonales y los beneficios de amamantar, contribuían a que la pedida de peso fuera posible.

Hay que tener algo en claro, el trabajo que el cuerpo realiza al producir leche, suele requerir un mayor nivel de energía de tu parte, por lo que tomará aquellas grasas almacenadas o la energía que le proporcionarás, y se pondrá manos a la obra en la producción de la mejor leche materna.

¿Puede ocurrir lo contrario?

El estudio realizado también toco este tema en particular, ya que muchas madres discrepaban con la veracidad de la prueba, y es que todo no siempre puede ser perfecto. Es posible que una mujer engorde mucho más cuando se está amamantado, debido a que no le estar dando al cuerpo la energía suficiente que el necesita, para producción de leche.

Ejemplo, así como si se estuviera haciendo una dieta (sin rebote), el cuerpo necesita que le proporciones de energía suficiente para seguir con la producción, sin que éste tenga la necesidad de tomar toda la anergia que le estas dando y almacenarla para usarla más tarde.

Es por ello que se recomienda que una mujer que da a luz, no descuide sus hábitos alimenticios, de hecho, una vez que se da a luz es imprescindible e importante que la madre cuide todo lo que se mete a la boca. Ya que esto podría contribuir a que se aumente o se disminuya de peso.

Alimentación

Como se dijo anteriormente, lo crucial es que la madre empieza a adoptar un mejor habito alimenticio, ya que la lactancia es lo más importante para el bebé, y se necesitará atribuirle al cuerpo de las vitaminas, proteínas y nutrientes necesarios, para la producción de leche necesaria y beneficiosa para el bebé. Es por ello que se recomienda seguir estos consejos:

  • Beber mucha agua. 2 litros de agua al día serán suficientes.
  • Consumir comida saludable: frutas, verduras, hojas verdes, pescados, etc. La idea es consumir alimentos saludables.
  • Evita la comida chatarra.
  • Empieza a comer 4 veces al día, siempre en porciones pequeñas y en horarios establecidos por ti, y sin saltarte ni uno.
  • Consume vitaminas.
  • Cuida la forman en que cocinas todos tus alimentos.

Las andaderas pueden provocar cambios en las rodillas y pies de los bebés

Ayuda que el futuro papá puede realizar antes y después del parto