Las diferencias entre un parto natural y una cesárea

Tanto el parto natural como la cesárea tienen sus pros y contras en la sociedad, algunos países ven con mejores ojos alguno de ellos, y todo equivale a la madre, situación, tiempo y hasta el dinero. No podemos dejar que algunas de las opiniones de otros decidan por nosotros, en relación con el momento de tener a nuestro bebe, cada situación y necesidad es diferente.

La importancia de la inmunología al momento del parto
No por eso se debe olvidar que ciertas cualidades que posee un parto equilibran al otro o en dado caso es contra producente. Un bebe al nacer no posee cualidades inmunológicas necesarias para su protección ante bacterias y enfermedades en el medio en que se encuentre.

También se tiene que saber que médicamente es mucho más recomendable que él pequeño bebé al nacer tenga contacto inmediato con la madre esto es para que el niño obtenga las “bacterias” inmunológicas de esta. Sus defensas obtenidas gracias a ella permiten que la flora interna se desarrolle con más velocidad.

En relación con el parto por cesárea, no permite un inmediato contacto con la madre si no con otras personas y su entorno, permitiendo que no tenga una rápida adquisición de estos microorganismos conocidos, si no de obtener “bacterias” desconocidas para su sistema inmunológico, siendo en algunos casos nefasto para el bebé.

Se tiene que tener en cuenta que la flora intestinal de un bebé nacido por cesárea es muy diferente a la de un bebé por parto natural.

Porque es preferible la cesárea en ciertos casos
La cesárea es considerada principalmente para aquellas madres con problemas de diabetes, tensión alta o otras enfermedades cruciales tanto para ella como al bebé; para cuando un bebé este mal colocado o posea alguna deformación física que deba ser atendida de inmediato.

Si se tratara de decidir cuál sería el más indicado de estos dos métodos, es preferible la cesárea; disminuye el tiempo y da una solución eficaz para cualquiera de estos problemas.

El líquido amniótico en él bebé
Es muy “normal” cuando un bebé nace, el que se le sea limpiada su garganta de líquido amniótico. Al ser expulsado por parto natural su tórax es presionado por las paredes vaginales, permitiendo una expulsión casi total del líquido. Con una cesárea esto no es posible y aun cuando el medico trata de retirar la mayor cantidad, al final él bebé es quien debe hacerlo por si solo, requiriendo un mayor cuidado hacia este.

Recuperación
Hablemos un poco sobre la recuperación de la madre. La mujer al no tener una intervención quirúrgica presenta una mejora a nivel física y emocional para la atención hacia él bebé. El dolor por parto natural solo es momentáneo mientras que al ser un parto por cesárea, esta puede ir disminuyendo en días, quizás semanas.

Momento del parto
Una de las ventajas de tener un parto por cesárea es la posibilidad de programar tu cirugía. Por parto natural esto es muy impredecible, puede adelantarse o hasta atrasar el tiempo estimado del nacimiento del bebé, no es muy común que sea por un periodo muy largo; pero no es recomendable que suceda y muchas mujeres son ayudadas a adelantar el parto con algunos medicamentos o hasta la intervención de una cesaría.

La mayoría de las futuras mamás preferirán los métodos naturales para que el bebé nazca, no obstante, entre un 10% a 15% de los casos si será necesaria la cesárea y es realizada solo con el fin de garantizar el bienestar de la madre y del bebé que está por nacer.

Esta decisión la tiene que tomar la futura madre y antes debe de estar bien informada sobre los procedimientos, así como conocer cuales son los pros y contras de cada uno de ellos.

Ante cualquier método o procedimiento que se realice ya sea parto natural o cesárea, lo más importante siempre ha de ser la salud y el bienestar de la madre como la del futuro bebé que se encuentra en camino esperando estar en los brazos de mamá y papá. Por este motivo es primordial estar en constante chequeo médico para que en este caso el especialista determine que procedimiento es mejor y el adecuado para la futura mamá.