Estar todo el día con el celular te aleja de las atenciones y cuidados hacia tu hijo

Los dispositivos móviles son una gran ayuda hoy en día, la mayoría de nosotros conoce la utilidad que los mismos representan para el día a día, pero también es notorio el hecho de que en más de una ocasión nos hemos entretenido de más con el teléfono.

Es decir, que en más de una vez, nos hemos abstraído de la realidad, lo cual nos lleva a obviar a quienes nos rodea, incluso nos ha llevado a ignorar a nuestros hijos, algo que puede resultar sumamente molesto para los pequeños.

Y es que cuando, comienzan a ser padres, debes de aceptar que las cosas y rutinas cambiaron, ya no puedes como antes estar pendiente de la actualización de las redes sociales o de las cadenas del whatsapp, cuando un pequeño a tu lado demanda atención.

No tienes ni idea, del daño que el ignorar a tu hijo a causa del celular le puede ocasionar, y es que lo primero que el niño manifiesta es un sentimiento de abandono emocional, este consiste en que el niño simplemente siente que hay algo más importante para sus padres que él.

Esto seriamente puede afectar su autoestima, haciéndolo sentir totalmente desplazado, y es que esto no se aleja de la realidad, cuando tu estas distraído con tu teléfono, el niño en su corta edad siente que para ti, él no es importante y es aquí donde el desapego hacia ti puede nacer.

Muchos inconvenientes que han surgido entre padres e hijos adolescentes, no son propios de la carga de hormona, sino que resulta consecuencias de la brecha generacional que se estableció en la infancia, etapa en la cual, el niño sintió el desplazo de su cariño paternal.

Es por ello, que debes de estar muy atento, cuando comienzas a ver el celular, lo recomendable es que mientras tu hijo este pequeño, ocupes todo el tiempo posible con él, no lo dejes de lado por un equipo.

Procura dedicarle siempre tu tiempo y tu espacio, es tu hijo, no puede haber nada más importarte, no importa cuán ocupado estés, o cuánto tiempo tengas por delante para entregar tus asignaciones.

Por ello, procura prestarle atención y no caigas en el error de creer que tu hijo no te envía señales, porque no es así, muy al contrario de lo que puedas pensar, el niño te envía señales y muy claras a las que debes de prestarle atención.

Lo primero que tu hijo hará será manifestarte su descontento, este tiene mucho que ver, con la rabieta que el presente cada vez que estés frente al celular, puede que comience a gritar y a llorar todo con tal de llamar tu atención, no lo reproches muy al contrario, solamente dedícale atención.

Tampoco caigas en el error de explicarle que lo que estás haciendo es muy importante, ya que ello, puede ocasionarle un verdadero rechazo hacia ti, para tu hijo, no hay nada más importante que tú, no cambies ni establezcas prioridades en las relaciones familiares, mientras más pequeño este, contémplalo más y busca amarlo siempre.