in

Errores comunes de una madre primeriza

Salir embarazada por primera vez, trae consigo la más grande alegría, pero a su vez te llena de expectativas y de angustias. En algunas ocasiones cuentas con los recursos, herramientas y personas cercanas ya sean familiares o amigos que te colaboran, pero en otras no. Son todas las emociones juntas las que te ayudan a buscar información, pedir ayuda y tratar de hacer las cosas de la mejor manera posible.

Errores de una madre primeriza.

El papel de mamá es intuitivo, no se estudia. Por mucho que se escriba sobre eso, no hay un libro lo suficientemente grande y completo que se utilice como enciclopedia de cómo ser MAMÁ Tú futura labor te llena de información de tus propias experiencias y de la de las personas en las que confías, te ayuda lo que te transmite los profesionales, pero en sí, cada experiencia de embarazo tiene sus propias características que los hace únicos a cada uno, así sean de la misma mamá.

Cuando eres primeriza, lees todo lo que puedes sobre el tema, pero al tener a tu bebe en tus manos se te olvida todo, ¿o te preguntas será que puedo hacer esto o aquello con mi bebe? De allí nace este artículo que te expone algunos errores que han cometido las madres primerizas, para que tengas una idea de lo que puedes hacer de encontrarte en la misma situación, o simplemente para que no los cometas:

Pensar si estas capacitada para cuidar a tú bebe

Es la duda más común que arropa a las primerizas. Pero todas las mujeres están dotadas de todas las herramientas y cualidades para hacer el trabajo de mamá lo mejor posible. El ser mamá y todo lo que encierra esa palabra es algo que se hace por intuición más que por enseñanza.

Tomar consejos

En ocasiones los familiares que ya son papás, te darán consejo de lo que a ellos le ha funcionado o no, sobre todos cuando él bebe no quiere dormir, o tiene cólicos. No está mal que los escuches, pero para eso debes tener confianza con tu pediatra y consultarle todo mejor a él.

Cuidar excesivamente al bebe

Debes estar pendiente que alguien que tenga algún resfriado o enfermedad no se acerque mucho al recién nacido, porque su sistema inmunológico aun es débil, pero las personas “sana” pueden cargarlo y ayudarte en determinado momento a atenderlo. Debes confiar en el sentido común de las demás personas.

Esterilizar todo

Esto es aconsejable pero no obsesionante. Es decir, debes esterilizar los utensilios que usas para su alimentación, sus juguetes de cuna, pero no es necesario que él bebe este dentro de una burbuja. Él debe ir fortaleciendo su sistema inmunológico creando sus propias defensas.

Baño diario

Mantenerlo aseado no necesariamente con el baño, lo puedes limpiar con toallitas húmedas, y darle un baño interdiario. Recuerda que su piel aun es delicada, y se altera con el uso del jabón.

Arroparlo de más.

El hecho que tú sientas frio, no quiere decir que tu bebe también. Si tienes dudas, puedes tocar su cuello, si esta sudoroso puede que tenga calor y este muy abrigado, si tocas las plantas de sus pies y sus manos y están frías o tienen un tono morad, tiene frio.

No hacer ruidos mientras él bebe duerme

Es un error que tendrá consecuencias durante toda su vida. No puedes silenciar todo por el sueño de tu bebe. Debes acostumbrarlo a oír los ruidos propios de su casa, la tv encendida, el ruido del agua mientras lavas. Esto te ayudara cuando debas regular su sueño de día y el de noche.

Llamar al pediatra a cada momento

Todo lo que le pase a tu bebe, te llena de expectativas. A medida que los días vayan pasando te irás a acostumbrando a los pequeños buches después de comer, al quebranto por calor, entre otras cosas, y a diferenciar cuando debes llamar al médico y cuando no.

Alimentarlo

Los bebes recién nacidos por lo general demandan estar pegados al pecho de mamá todo el tiempo. Pero para alimentarlos debes ser cada tres horas, procura que tome de los dos pechos hasta que se sienta satisfecho.

Actividades que puedes hacer con tu hijo antes de que cumpla año

Ser mamá cansa más que un trabajo normal