El segundo embarazo es más agotador que el primero

El embarazo es una experiencia única para una mujer, con todas las variantes que este puede inmiscuir, pero un asunto que puede resultar molesto para muchos, es llevar a cabo un segundo embarazo, recién salidas del primero.

Como bien sabemos, cuando das a luz, tu organismo queda totalmente limpio, en especial la zona del bajo vientre, tanto el útero como los ovarios quedan limpios, motivo por el cual, las hormonas pueden ser hacer de las suyas, y hacer que quedes encinta prontamente.

Sin embargo, ello no tiene por qué preocuparte, basta que tomes en consideración las recomendaciones de tu ginecólogo y puedas así cuidarte de un futuro embarazo, en todo caso, recuerda que la toma de anticonceptivos durante el embarazo, debe ser prescrita por un especialista.

De todas formas, si no pudiste cuidarte bien, y el embarazo nuevamente toco tu puerta, no te queda de otra, que continuar con esa bella etapa, es probable que el malestar se apodere de ti, pero este es más que todo psíquico.

Los estudios demuestran que para el segundo embarazo, las células del cuerpo ya tienen almacenadas la información, por lo que los cambios son asimilados de mejor manera, no tienes por qué preocuparte por ello.

Es decir, que tu organismo ya sabe cómo responder, por lo que los síntomas del embarazo como tal, no deberían de aparecer, cualquier sensación que surja será producto de tu pensamiento y de tu pisque, no del embarazo en sí.

Lo que si puede apoderarse de ti es el cansancio, pero este es natural, si saliste embarazada inmediatamente después del parto, o tu hijo apenas está en pañales, el trabajo es mayor, y eso demanda de ti y de tu cuerpo mayor atención.

El cansancio va a ser normal y más aun considerando que el embarazo te consume cierta porción de tu energía, es por ello, que en esta etapa, más que en la anterior vas a necesitar de la colaboración de tus seres queridos.

Recurre a tu mama, hermanas y amigas para que te colaboren con el bebé, es probable que este sienta a veces cierta aversión hacia ti y más si debes dejar de amamantarlo, eso tornará el ambiente difícil.

Pero debes de tener calma, y evitar en todo momento desesperarte ya que esto no solo le puede hacer daño a tu hijo, sino también al bebé que llevas en el vientre, así que procura andar con tranquilidad y disfrutar del embarazo lo más que puedas.

Otro aspecto que debes tener en consideración sin tus emociones, lo mejor es conversar y no llevar toda la carga tu sola, sino te sientes bien exprésate, si te sientes mal llora, pero recurre a personas que te apoyen y acompañen en el camino, no hagas esto sola.

Para eso tienes a tus familiares, el agotamiento surge de tu propia mente, que maquina toda la situación y sabe a lo que se está enfrentando, pero tus pensamientos debes de cambiarlos y entender que estas trayendo un nuevo ser al mundo que te dotará de grandes satisfacciones.