El habito de chuparse los dedos en los bebés y los niños

Muchos son los motivos que conllevan a los bebés a chuparse sus dedos. En incontables ocasiones algunos bebés suelen chuparse sus dedos por muchos años, y esto lo hacen no porque tengan hambre o porque encuentran sabrosos sus dedos, sino más bien, es un acto que han adquirido posiblemente desde el vientre materno o por una condición aprendida después del nacimiento.

Este hábito de chuparse los dedos les da la sensación de tranquilidad, alivio y relajación de manera inconsciente ante cualquier situación. También es preciso destacar que el hábito de chuparse los dedos que realizan los bebés les da muchos dolores de cabeza a sus padres, por lo que ellos tratan de evitar que esto se haga una costumbre.

Muchos niños suelen usar esta mala costumbre de chuparse los dedos porque, en algún momento de su crecimiento, se les negó un chupón. Otros tal vez lo hagan por algún estimulo o necesidad que lleguen a sentir en ese momento.

Cuando el bebé succiona el pecho de su madre, o del tetero para ser alimentado, él llega a experimentar una increíble sensación de tranquilidad y calma que le permite llegar a un estado de relajación. Pero igual pasa con el chupón y los dedos. Ningún bebé es tonto, él reconoce que al chuparse los dedos esto lo va a ayudar a dormirse más rápido o lo va a aliviar de una posible molestia que este sintiendo en ese momento.

Paciencia y persistencia

Las razones que tienen muchos progenitores de querer evitar que sus bebés se acostumbren a chuparse los dedos están asociadas con el proceso de evitar que ellos lleguen a padecer problemas relacionados con la salud, tales como una mala formación en sus encías y dientes, posibles infecciones a nivel bucal, estomacal, intestinal y, en el mayor de los casos, con la deformación del sistema óseo de sus dedos.

Entonces, para erradicar este mal hábito los progenitores tienen que armarse de mucha sapiencia, paciencia y sobre todo de mucha persistencia. Ya que esto no es un trabajo en lo absoluto fácil para ningún padre. Según se dice es más fácil quitarle a un bebé o a un niño un dulce o caramelo que quitarle el mal hábito de chuparse los dedos.

Técnicas para que el bebé evite chuparse los dedos

Existen muchos progenitores que alcanzan niveles máximos de desesperación por tratar de lograr que sus bebés o niños eviten chuparse los dedos, y para ello no reparan en buscar nuevas ideas o técnicas que los lleven a lograr la meta propuesta.

Es aquí cuando los padres comienzan a frotar los dedos de sus bebés o niños con sustancias que tienen un sabor bastante fuerte o desagradable, como lo son el ajo o el limón; también advierten a los más grandecitos con posibles sanciones si ellos persisten en esa mala práctica.

Hay una inmensa cantidad de técnicas para evitar que los niños o bebés se chupen los dedos, pero, no siempre resultan efectivas, y en algunos casos es peor el remedio que la enfermedad.