Mientras más duermen los bebés mejor memoria desarrollan.

Todos sabemos que dormir trae consigo una gran variedad de beneficios y virtudes, especialmente en los bebés. Si deseas saber cómo mejorar la memoria de tu pequeño a través del sueño, este artículo es para ti. En cuanto a lo relacionado con el desarrollo de los bebés, el hecho de dormir bien es un elemento básico y fundamental, según un análisis llevado a cabo en la Universidad de Massachusetts.

Dichos estudiosos determinaron que aquellos bebés que duermen mejor y durante más tiempo, logran desarrollar todo lo relacionado con su capacidad cognitiva en comparación con los demás pequeños que usualmente no duermen bien. Sin duda, el sueño en los bebés es completamente necesario para su sano desarrollo y crecimiento.

¿Por qué mientras más duermen los bebés mejor memoria desarrollan?
La Universidad de Massachusetts logró estos resultados luego de haber analizado la conducta de al menos unos 40 bebés dentro de sus guarderías respectivas. ¿Qué hicieron? Los estudiosos decidieron utilizar varias fotos y mostrarlas a los bebés de modo que estos trataran de recordar el orden y así determinar los resultados de cada pequeño.

Así aquellos niños que ya habían tomado su siesta, tenían un mayor grado de precisión a la hora de recordar las fotos por encima de aquellos que no habían dormido ni descansado. Por ende, los resultados nos dicen que el sueño diario en los pequeños es capaz de mejorar hasta un 10% lo relacionado con la capacidad cognitiva de los mismos, es decir, dormir la siesta es fundamental en el día a día de los pequeños.

Actualmente muchas madres no conocen en qué momento debe dormir su bebé. Es incógnita solo tiene una respuesta acertada: ello depende de tu pequeño. Es necesario entender que el tiempo que necesita cada pequeño para dormir durante el día va completamente vinculado a los meses que tenga de nacido, junto a la rutina que lleva en su día a día.

Por su parte, aquellos bebés que recientemente llegaron al mundo son capaces de dormir al menos unas ocho horas diarias entre varias siestas. Sin embargo, estas horas se reducen y se dispersan con el pasar de los años, puesto que mientras crece el pequeño, las siestas podrán llegar a ser incluso de una hora y media cuando cuenta con solo dos años de edad. Esta es otra de las razones por las cuales entendemos que el tiempo de sueño de cada pequeño depende de él mismo y de sus condiciones en las cuales se encuentre.

Cuidar los horarios de sueño del pequeño
Es normal que en un principio todos los niños sean irreverentes a la hora de dormir. Es común que estos sean muy difíciles de acostumbrar para que puedan conciliar el sueño. De todas formas, es necesario aplicar distintos métodos con los cuales las madres y los padres sean capaces de asegurar las horas de sueño necesarias que sus pequeños requieren durante el día. Si pasan mucho tiempo frente al televisor o a los videojuegos y tablets es común que los pequeños eviten las horas de siesta y se mantengan frente a estos estímulos.