Deberes de los padrinos y madrinas con los ahijados

Al tener un hijo, comenzamos a planificar todo lo que va a ocurrir en el transcurso de su vida. Sus cumpleaños, donde van a pasar sus vacaciones, como decorar sus cuartos, donde van a estudiar y un sinfín de cosas más.

Así mismo los católicos comenzamos a preocuparnos por quiénes serán sus padrinos. Tanto la madrina como el padrino deben ser personas de nuestra absoluta confianza y que a su vez quieran a nuestro hijo como si fuera suyo.

¿Qué significa ser un padrino o madrina?

El ser padrino o madrina de un bebé, significa que se asume casi la misma responsabilidad de crianza, en todos los sentidos de nuestro futuro ahijado. Es decir, los papás confían plenamente en ellos para que en caso de que ellos falten, los padrinos asuman el cuidado de los niños.

El bautizo es uno de los sacramentos que los católicos vamos ir asumiendo en el transcurso de nuestra vida. Cada uno antecede a otro. Es decir, no podemos recibir un sacramento sin haber obtenido el que va antes. El bautizo es el primer sacramento.

Es importante que los padres escojan muy bien a la pareja que va a asumir el papel de padrinos de sus hijos, ya que el deber ser, es que estos estén presentes durante todos los momentos importantes y significativos de los niños.

Deberes de los padrinos y madrinas:

Al ser como unos segundos padres, los padrinos deben estar presentes en la vida de nuestros hijos. Sin necesidad de recordarles o invitarlos, ellos forman parte del núcleo familiar, así no tengan lazos consanguíneos.

En ocasiones, un amigo de infancia, de la universidad, un vecino, o un familiar lejano, es buen partido para asumir el papel de padrino o madrina de nuestros hijos. Ellos conocen nuestra forma de pensar y lo que necesitamos.

Por lo que pueden estar presentes en caso de que ocurra una emergencia y necesitemos apoyo, lo más rápido que se pueda. Entre los deberes más relevantes de los padrinos tenemos:

  1. Al ser un sacramento católico, los padrinos deberían ser de la misma religión, para que así guíen con sus consejos y ejemplos a sus ahijados por el buen camino. Enseñándole el buen proceder.
  2. El ejemplo es el mejor método de enseñanza, de un padrino hacia un ahijado. Es decir, los padrinos deberían ser personas de buen proceder, y de recta conducta.
  3. Compartir con los padres del niño, todos los momentos significativos de sus ahijados.
  4. La relación de los padrinos no solo con el niño, también debe mantener una buena relación con sus papás.
  5. Los padrinos deben involucrarse en la instrucción escolar de sus ahijados. De ser posible acompañarlos en las actividades escolares.
  6. Brindar apoyo a los papás en caso de algún inconveniente con el niño, como, por ejemplo: mala conducta, enfermedad, adolescencia, o cuando los padres le pidan ayuda.

Sumado a esto, los padrinos pueden ayudar económicamente a los padres, si estos así lo ameriten. Por supuesto que sin ningún tipo de interés, ya que el papel de padrino o madrina, es ayudar a los padres en la crianza de los hijos. Brindarle apoyo incondicional.