De nuevo embarazada ¿Qué representa, para una mujer, tener dos hijos a corta distancia uno del otro?

El embarazo a los pocos meses de dar a luz puede presentarse como una oportunidad de revivir una experiencia que puede haberse sentido gratificante o como la oportunidad de intentarlo y de que todo salga como lo hayamos programado en caso de haber tenido alguna insatisfacción con respecto al parto anterior.

Quizás sea tomado en un principio como un evento que genere gran confusión, sin embargo, esto puede ser aceptado muy rápidamente debido a que las personas comúnmente se encuentran en posiciones más abiertas con respecto a un segundo parto.

El parto a corta distancia.

Generalmente las mujeres tienden a pensar que un parto realizado de manera tan pronta puede tener consecuencias graves en el cuerpo, lo que es muy falso, ya si se tiene una buena condición de salud y no existieron problemas en el parto anterior, no hay nada que temer para la realización de un segundo embarazo.

Los periodos en los que el cuerpo vuelve a tener su funcionamiento normal, junto con el ciclo ovulatorio se acerca a los 40 días después del parto.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la alimentación de la mujer, principalmente se piensa que luego de un proceso de embarazo continuo, la mujer ha perdido una gran cantidad de nutrientes debido a que estos se consumen durante el embarazo para el proceso de la lactancia.

Estos son recuperados gracias a las funciones naturales del cuerpo. Sin embargo, de observarse alguna carencia de vitaminas, podemos optar por tomar diferentes suplementos que nos ayuden con esto.

El nuevo bebé también requiere de atención adicional.

Traer otro bebé en tan poco tiempo requiere que centremos una parte de atención a este nuevo embarazo, se requiere de una gran paciencia y una gran exigencia para el cuerpo, ya que el estar embarazada provoca un cansancio bastante grande, el cual puede entrar en conflicto con las atenciones que requiere el bebé del primer parto.

Es necesario que se cuente con la ayuda de un familiar o amigo cercano que pueda colaborar con los cuidados del bebé, mientras la madre se enfoca en descansar lo máximo posible.

La alimentación es parte importante para el desarrollo de los bebés, por ello, una pregunta importante que debemos tener en cuenta es si queremos seguir o no con el proceso de amamantamiento.

Un aspecto crítico a tener en cuenta, es que los nutrientes de la lactancia se distribuyen de forma equilibrada para los dos bebés, sin embargo, es capaz que el bebé rechace la leche ya que el embarazo ocasiona que las hormonas alteren el olor y el sabor de la leche.

Como toda mujer embarazada, es necesario que se cuente con una capacidad física y mental lo suficientemente fuertes como para afrontar este proceso. Una separación tan repentina de su primer hijo puede llevar a la madre a desarrollar sentimientos de culpabilidad que pueden afectar su comportamiento de forma grave. Por ello, una preparación psicológica es clave antes de afrontar los nuevos desafíos que involucran dar a luz a un segundo hijo de forma tan rápida.