Cuidados de la boca en el embarazo

Los cambios hormonales que tienen las mujeres embarazadas también afectan características de la saliva, por lo cual es en esta etapa donde son mucho más propensas a padecer de distintas enfermedades bucales, como lo son las caries e infecciones en las encías.

Es por esto que, durante el embarazo, la mujer tiene que tener un cuidado muy específico en esta zona, la higiene bucal es algo muy importante, pero sobretodo la salud en los dientes, ya que los cambios del pH en la saliva pueden hacer que el sarro se acumule en las encías, produciendo caries o ya de plano la perdida de los dientes.

¿Cuáles son los problemas con la boca o los dientes que se sufren durante el embarazo?

Son distintas las afecciones que se pueden sufrir durante el embarazo, entre los más comunes tenemos la gingivitis que es la enfermedad de las encías, apariencia de las caries y granulomas.

La gingivitis en las embarazadas

Esta se produce básicamente por la alteración que se sufre en la saliva, las encías aparecen en las mujeres embarazadas presentando una inflamación, enrojecidas o muy propensas a sangrar cuando se están realizando actividades normales como lo son masticar o al mantener la higiene de las piezas dentales (El cepillado común después de cada comida). Esto no solamente afecta de estas formas, sino que también provoca un desagradable sabor de boca y en algunos casos genera también mal aliento.

Si no se trata la gingivitis puede evolucionar a ser una enfermedad periodontal, rompiendo los tejidos que unen el hueso a los dientes provocando que se caigan. Además, es importante porque las mujeres que sufren de gingivitis durante su embarazo tienden a tener hijos con bajo peso.

Caries

Existe una falsa creencia que dice que en la mayoría de los embarazos las mujeres suelen perder un diente, la verdad es que esto es totalmente falso ya que es algo que se puede evitar fácilmente si la mujer mantiene una correcta ingesta de calcio durante todo el periodo. El feto necesita de altas cantidades de calcio y si la madre no lo consume también puede ser grave para ella.

El no consumir el calcio puede provocarle la acumulación del sarro, producido comúnmente por no cepillarse los dientes después de cada comida (recordando que durante el periodo de gestación las embarazadas suelen comer durante más momentos al día, por lo que eventualmente se les olvida cepillarse los dientes durante alguno de ellos. Mantener una buena salud bucal y una ingesta de calcio es algo básico.

Cuidados básicos

Los cuidados que deben tener las mujeres embarazadas es cepillarse los dientes después de cada ingesta de comida, además de ser sumamente cuidadosas en las piezas interdentales, para asegurarse de que se elimine la placa acumulada entre, debajo y a los lados de las encías.

Utilizar una pasta dental que tenga flúor porque esta será muy útil para que no se formen las caries. No obstante este no es un requisito sino más bien una recomendación, porque hay algunas madres que el olor de este tipo de pasta dentales les produce nauseas, el cepillado también puede realizarse solo.