Cuando sentí tus primeras patadas fue un momento inolvidable.

Cuando las madres están en su etapa de embarazo, sienten mucha emoción, más cuando sienten en su vientre las primeras pataditas que da su bebé, es de grandes emociones ese momento para la madre, será algo mágico e inolvidable cuando ella sienta eso por primera vez. La madre estará asombrada, alegre y estará seguro de que su bebé en su vientre está creciendo debidamente.

Estos tipos de patadas que siente la madre tienen un nombre y se conocen como movimiento fetal. La madre empieza a sentirlas aproximadamente entre las 16 y 22 semanas de su embarazo. Para la madre, sentirá esas patadas como las primeras, pero en realidad es que desde la semana octava de gestación ese proceso está presente.

La diferencia es que la madre empieza a sentirlo es a partir del segundo trimestre, lo sabrá reconocer porque el mismo es una sensación, mas no gases, tampoco es relativo y las funciones biológicas, más bien es ese bebé que está allí en su útero activo y demostrando su vida mediante esos movimientos.

Las mujeres finas perciben mejores los movimientos fetales
Cuando se hace la referencia de carácter, da a entender que las mujeres que ya han pasado estos procesos de embarazos, dicen que cada vez que dan a luz a un bebé, el mismo será un genio. Existe algo muy curioso y es que las mamás que su composición es fina, estas suelen percibir el movimiento fetal a muy temprana semanas.

También, es importante tener en cuenta que durante las primeras semanas, aunque la madre no sienta eso movimientos del bebé, la madre no debe preocuparse, ya que eso será algo muy conservado entre la madre y él bebé.

Cuando la madre ya estás en sus últimos meses de gestación, esas patadas serán más pronunciadas, en ese momento, esa convivencia entre madre e hijo será un poco complicada, ya que cuando la madre decide descansar.

El bebé estará alborotado en el vientre, cuando no pueda conseguir una posición adecuada para poder dormir. Esto será muy complejo para la madre, pero será algo maravilloso que la madre experimentara. El bebé se mueve en el vientre de la madre, porque empieza a crecer y por tanto tendrá una serie de necesidades. Cuando se acerca la octava semana, el embrión empieza a moverse por sus actos de reflejos con su desarrollo.

Proceso de crecimiento
Ya cuando a inicia la octava semana, el embrión pasa a ser ese bello feto, y ese será un paso importante. La cola embriológica desaparece y empiezan a formarse las extremidades, el corazón empieza a sentirse mediante técnicas de ultrasonidos y empezara a moverse.

Luego empezará a coger gran peso de forma rápida y empieza a buscar comodidades, dará vueltas, bostezar, a dar pataditas que la madre siente, entre otras manifestaciones. Es importante que sepas que en el líquido amniótico donde habita él bebé, será muy sensible a la alimentación que la madre infiere, cuando la madre come algo dulce, esa energía llegara de inmediato al feto y por tanto se activara.