Consejos para ayudar a tener un buen embarazo semana por semana

Una mujer pasa 40 semanas de embarazo, tomando en cuenta la fecha de su última menstruación, en los cuales transita por una serie de cambios: hormonales, físicos y emocionales, propios de su estado. En ocasiones le ayudan los consejos de sus familiares y amigas que por su propia experiencia le cuentan que puede y que no puede hacer, pero cada embarazo es distinto, y lo que le sirve o ayuda a una, no le presta a la otra.

Durante todo tu embarazo, sufrirás cambios paulatinos que prepararan tu cuerpo y mente para el momento de recibir a tu bebé. Hemos preparado este artículo de lo que puedes hacer semana por semana, para lograr tener un bebé sano y feliz.

Primeras 10 semanas del embarazo.

Semana 1

Conversa abiertamente con tu ginecólogo, tenle confianza. Hazle todas las interrogantes que puedas tener. Él es el más indicado para darte las respuestas asertivas. Establece con tu médico la mejor rutina de medicamentos y vitaminas que puedes tomar para fortalecer el sistema motor, el cerebro y el corazón de tu bebé.

Semana 2

Determinar si en realidad esta embarazada, es angustiante, pero deberás espera un poco más. Tu médico puede hacerte prueba de sangre y orina para salir de dudas.

Semana 3

Establecer una buena relación con tu médico obstetra es indispensable, debes sentirte cómoda y segura en sus consultas. Determinaras con el todo lo relevante de tu embarazo. Te hace exámenes de sangre de rutina, a ti y al papá para determinar tipo de sangre.

Semana 4

Ya tiene tu retraso menstrual. Momento propicio para hacer las pruebas en sangre para confirmar tu embarazo. Se realiza un eco transvaginal que verifica tu embarazo, ya el corazón del bebé late.

Semana 5

Comienzas a sentir los síntomas verdaderos del embarazo, te da mucho sueño debido la producción elevada de progesterona, se disminuye el azúcar en la sangre, cambia la presión arterial y aumenta el volumen sanguíneo. Lo más recomendable para sentirte mejor es que te propongas dormir 8 horas durante la noche y de ser posible hacer pequeñas siestas durante el día.

Semana 6

Puedes sentir predisposición a tomar las vitaminas prenatales, ya que algunas pueden causarte nauseas o ser de gran tamaño. Puedes conversar con tu médico a ver si puedes tomar las de niños en su lugar.

Semana 7

No solo tú estás pasando por cambios, a tu pareja también le afectan tus variantes de humor, tus malestares, tu sensibilidad. Intercambia con él opiniones, siempre con algo de empatía, eso te ayudar a integrarlo en el proceso y te hará sentirte segura y acompañada.

Semana 8

Las primeras 8 semanas has sido de incertidumbre, angustia y mucho estrés. Ya estás segura que eres una futura mamá y todo lo que ello conlleva. Es momento que te dediques un tiempo para ti, sin sentirte culpable. ¡Dedícate a hacer algo que te gusta, que te haga feliz A TI!

Semana 9

Durante el embarazo se deben hacer diferentes pruebas para determinar si el embarazo marcha bien y como está el desarrollo del bebé. Debes prepararte para enfrentar si tu medico pide hacer una amniocentesis o pruebas genéticas y que harás si su resultado es positivo.

Semana 10

Momento ideal para hacer el primer eco pélvico, ya se puede ver tu bebé. Se detallan los dedos de la mano y de los pies. Se evalúa el latido del corazón, por lo general es acelerado, pero se va calmando a medida que el embarazo transcurre. Se recomienda hacer una prueba doppler en la nuca del bebé para determinar el riego de síndrome de Down u otras anomalías cromosómicas, o problemas cardiacos congénito.

Semanas desde la 11 hasta la 20.

Semana 11

Tus senos se preparan para producir la leche materna. Aumentan de tamaño y te dan cosquilleos. Debes comprar sostenes que te queden cómodos, que no te ajusten. De ser posible comprar los especiales para amamantar.

Semana 12

Ya cumples tres meses de embarazo, se empieza a notar la barriga, no se puede ocultar más. Si trabajas, es momento de hablar con tu superior, para establecer las pautas de que se va a seguir cuando vayas a dar a luz. Es un derecho adquirido el permiso pre y post natal.

Semana 13

Si bien es importante que estés controlado todo lo relacionado con el bebé, también es importante que tu cuides tu dentadura. Puedes pedir cita con tu odontólogo y tratarte lo que necesites.

Semana 14

Previa aprobación de tu obstetra, puedes realizar ejercicios moderados que ayudaran a flexibilizar tus músculos y atenúa los malestares de espalda y la hinchazón.

Semana 15

Ya estás en el segundo trimestre del embarazo y puedes sentir un aumento en la libido. Te sientes sexy y el deseo sexual aumenta. Puedes mantener relaciones sexuales sin problemas.

Semana 16

Puedes sentir la sensación de llenura más de lo acostumbrado, al comer. Tener flatulencias o algo de estreñimiento. Debes tomar mucha agua y consumir alimentos ricos en fibra.

Semana 17

Consulta con tu médico sobre la ingesta de pescado, ya que dependiendo de la especie pueden tener alta concentración de mercurio y esto afectaría el sistema nervioso de su bebé.

Semana 18

Las hemorroides puedes presentarse en tu embarazo y causarte incomodidad. Aumenta la ingesta de agua, alimentos ricos en fibra y evita realizar fuerza cuando vayas al baño.

Semana 19

Puedes presentar ardor al orinar, o la sensación de tener ganas a cada momento. Consulta a tu obstetra, puedes padecer una infección urinaria.

Semana 20

Las preocupaciones propias del embarazo, puede causarte pesadillas o incomodarte al dormir. En lo posible no te enganches con ellas. Trata de analizarla y no conectarlas con tu embarazo. Estas en la mitad del embarazo.

Semanas desde la 21 hasta la 30.

Semana 21

En la medida de lo posible evita el estrés, no te angusties por cosa que no puedes controlar.

Semana 22

El tema de conversación de todo el mundo para contigo es hablar de tu embarazo. Si no deseas hacerlo, exprésale tu opinión a las personas a tu alrededor. Ellos entenderán.

Semana 23

El aumento de tus senos puede causarte dolor de espalda, revisa eso y tu postura.

Semana 24

Conciliar el sueño puede ser un inconveniente a esta altura del embarazo. Tomar un té relajante te puede ayudar.

Semana 25

La acidez puede causarte angustia ya que con ella llega las nauseas y los vómitos, Trata en lo posible hacer cinco comidas pequeñas, y no tres grandes.

Semana 26

Puedes comenzar a retener líquido lo que produce hinchazón en manos y pies. Ingiere abundante agua y cuida de también expulsar bastante mediante la orina.

Semana 27

Si estas acostumbrada a hacer ejercicios el nadar puede ser una gran ayuda, allí el tamaño de tu barriga no será un obstáculo.

Semana 28

Debes ir pensando cómo será el momento del parto, acordar con tu obstetra si harás parto vaginal o cesárea. Y sumado a eso, ir preparando las cosas por si presentas un parto prematuro.

Semana 29

Puedes ir haciendo contactos para tu asistencia en la lactancia materna. El personal del hospital o clínica pueden ser tus grandes aliados.

Semana 30

Si los movimientos de tu bebé se tornan bruscos o te incomodan, puedes tocar la parte donde el te golpea y al mismo tiempo cantarle o hablarle, esto lo calmara.

Ultimas diez semanas de tu embarazo.

Semana 31

Las personas ajenas a tu embarazo, tienden a hacer comentarios poco oportunos sobre la barriga de las embarazadas. Debes tener claro que solo tu opinión y la de tu medico importan.

Semana 32

Puedes ir familiarizándote con los síntomas que anteceden al parto. Saber que puedes sentir y que hacer te dará seguridad.

Semana 33

En tu trabajo, o en tus labores cotidianas ve considerando un plan B. Qué y quien va a hacer, las labores que tu realizas, permitirá que no se paren las actividades a causa de tu permiso.

Semana 34

Ya el tamaño de tu barriga te impide dormir a tus anchas. Trata de colocarte del lado izquierdo semi sentada, esto puede ayudarte. Nunca del lado derecho.

Semana 35

Si tienes mascotas, debes ir pensando que hará cuando vea al bebé. No debes echarlo a un lado. Tu animalito debe adaptarse al nuevo miembro.

Semana 36

Estas entrando en la etapa final del embarazo. Comienza la incertidumbre verdadera. Si tienes un estirón fuerte y tu barriga se pone dura, están teniendo una contracción, puedes empezar a sentirlas.

Semana 37

Ya por lo general el bebé está listo para nacer. Aunque el obstetra te da una fecha posible de parto, solo el bebé decide cuando llegar. Si comienzas a botar un líquido con olor a semen, pero sin dolor, puede ser que estés rompiendo fuente. Debes llamar a tu médico.

Semana 38

Si te atrapa las expectativas y ese sentimiento de inseguridad, realiza actividades al aire libre. Esto te ayudara a calmarte.

Semana 39

Si bien, tienes todo planeado, en ocasiones al momento de dar a luz, todo se olvida. En lo posible trata de no pensar mucho en eso. La última semana es la más larga de transcurrir.

Semana 40

¡Llego el momento más esperado! Estas listas para traer a tu bebé a este mundo. Confía en ti y en tu medico. Felicidades.!!