Conoce si ¿Es bueno tener o estar cerca de los gatos cuando estás embarazada?

Por fin te encuentras en la hermosa etapa del embarazo, y es allí donde debes cuidar de ti, de tu bebé y de tu pareja con el mayor cuidado posible. Bien sabemos que algunos datos importantes para el momento del embarazo, son los alimentos que debemos consumir, las actividades que debemos realizar, los exámenes que debemos realizarnos, el nombre del bebé, etc.

Sin embargo, debemos tomar en cuenta que tener un hijo, requiere de más cuidado del que pensamos, además de evitar algunos alimentos, incluyendo sustancias como la droga y el alcohol; también debemos y es muy importante, evitar el contacto con algunos animales, entre ellos, el gato.

Los gatos son animales domésticos en su mayoría, de belleza singular que da la sensación de poseer uno de los grandes felinos en versión miniatura. Hay más de una decena de razas de estos hermosos animales, y todos ellos, son depredadores por naturaleza y este junto al perro, son los preferidos a nivel mundial, para compañía en millones de hogares.

¿Qué enfermedad perjudicial traen los gatos durante el embarazo?
Tener gatos cerca cuando estás embarazada puede resultar un factor muy perjudicial, aunque puede que esta noticia resulte lamentable, debido a que tienes un gato como tu primer compañero; al tener un bebé en camino, es importante tomar precauciones, pero no hablamos solo de tu mascota, hablamos de posibles gatos que se encuentren muy cerca de ti, como los callejeros.

Algunos de estos gatos portan una infección llamada Toxoplasmosis, que es causada por un parasito llamado científicamente como Toxoplasma Gondii. Los principales síntomas de esta infección, que por lo general es muy ignorada, son los dolores de garganta, fiebre y cansancio excesivo.

Pero debemos tener en cuenta que tener gatos cerca cuando estas embarazada no es tanto el problema, el problema en sí, son sus heces o “regalitos” que deja en los alrededores a ti.

¿Por qué el problema está en sus heces? Pues esto se debe a que el Toxoplasma Godii se encuentra en las carnes crudas o mal cocidas, que por lo general se le dan de comer a dichos animales, las cuales al ser expulsadas permanecen en la arena o tierra que contengan las heces de los gatos y pueden ser contagiadas al entrar en contacto.

¿Qué puedo hacer para evitar contraer esa infección?
Ya sabemos que tener gatos cerca cuando estás embarazada no es realmente el problema, por lo tanto, no debes deshacerte de tu gran compañero, mucho menos odiarlo o tratarlo mal. Por esto mismo, es recomendable que sigas estos pequeños consejos que te ayudarán a mantener una relación, estable con tu bebé y tu gato.

  • Luego de cada cita de juegos o de cada vez que tengas contacto con tu gato, lávate las manos.
  • Colócate guantes o evita ser tú, la que cambie la caja de arena de tu gato.
  • Evita que tu gato se pasee por las calles, es decir que mientras más hogareño sea, mejor.
  • Realízate una prueba de sangre para detectar si alguna vez has contraído esta infección, ya que, si la prueba da positivo, es posible que desarrolles un sistema inmune a ella.
  • Evita comer alimentos crudos, en especial, las carnes mal cocidas.
  • Vacuna y desparasita a tu gato.

¿Qué vacunas debe tener tu gato?

  • Vacuna del trivalente y tetravalente.
  • Vacuna contra la Rabia.
  • Leucemia felina.
  • Antiparásitos.

Por ahora no existen vacunas contra la toxoplasmosis, ni para gatos ni para las personas, sin embargo, unas buenas vacunas antiparásitos, pueden resultar un gran alivio para ti. De igual forma debes consultar periódicamente a tu veterinario y ginecólogo.