in

Cómo prevenir que se caiga el pecho después de dar a luz

El embarazo suele ser una de las mejores etapas y de las más felices por las cuales pasan las mujeres, no obstante, es después del mismo cuando comienza otra serie de preocupaciones de las cuales quizás no se habían dado cuenta al momento de que haber quedado embarazadas, como por ejemplo el cómo lucirían sus pechos después del embarazo o más específicamente después que culminara el periodo de la lactancia.

El tratamiento que necesitan los senos o pechos es bastante específico si quieres lograr que conserven su forma original. No es un secreto para ninguna mujer que es durante el embarazo cuando se pierde la tonicidad que tenga la piel, así como también es totalmente normal que aparezcan estrías en cualquier lugar de la misma o aumento desmedido de peso, producto de que tiene que ingerir mayor cantidad de comida para alimentar al bebé.

¿Cómo evitar los pechos caídos después del embarazo?

Si quieres evitar que se te caigan los pechos después del embarazo una de las mejores medidas para evitarlo es manteniendo una buena hidratación, ya que ésta además de prevenir que aparezcan las estrías (uno de los problemas más frecuentes después del embarazo) también nos sirve para evitar la distensión de los músculos pectorales, los cuales son los encargados de aumentar los pechos de tamaño y se incrementan más con los cambios hormonales.

Cabe resaltar un dato bastante importante que la mayoría de las madres no saben y es que los pechos no se caen por el hecho de que estés alimentando al bebé, sino más concretamente por el hecho de que estás embarazada.

En el periodo del embarazo los senos aumentan de peso y mientras más te crezcan (no tienen ninguna medida preestablecida pues el tamaño varía con cada mujer.

Mantener una buena hidratación en la zona

Cuando nos referimos a la zona, hablamos a la que va desde el cuello hasta que se cubre todo el seno, con una buena crema hidratante (además de la hidratación que debe tener la piel ya) será la ayuda ideal para evitar que la piel se estire de más, favoreciendo a que el pecho mantenga su misma elasticidad y esté sujetado de buena manera.

El uso del sujetador.

Es muy importante que los sujetadores estén adecuados a la talla que tienes en ese momento durante el embarazo, además de que si estás en la época de lactancia tienes que asegurarte al comprar uno de que tus pechos quedan totalmente firmes, de tirantes anchos y que mantengan la ‘’posición natural’’, asegurándose de que no queden muy apretados, ni se muevan o dejen una marca en tu espalda.

La postura y el adelgazamiento

Mantener la espalda recta es algo muy básico para que los pechos no se caigan después de un embarazo; de igual forma no se debe intentar adelgazar de manera muy veloz, la recuperación tiene que ser de forma gradual para además no presentar ningún riesgo para nuestra salud.

Practicar la natación

Este deporte ayudará a que los músculos se mantengan con la fuerza que necesitan gracias a que casi toda su acción se concentra en la zona de los pectorales.

El embarazo reduce las funciones del cerebro te puede poner torpe distraída y ausente

Bebés sietemesinos y ochomesinos