¿Cómo es un embarazo sin síntomas y pude ser motivo de preocupación?

Hay ocasiones en que una mujer embarazada, no note que lo está, o no tenga ningún síntoma que le avise de su estado. Tal vez incluso, simplemente la mujer ya lo sepa, pero al no tener síntomas le resulte muy preocupante.

Pues, es posible que una mujer no sienta absolutamente nada, y simplemente tenga un embarazo sin síntomas. Esto podrá sonar muy extraño para ti, teniendo en cuenta las cosas que has escuchado de un embarazo, los libros que habrás leído, o incluso lo que has sentido con otros embarazos.

Es habitual que las primeras semanas de embarazo no notemos nada, que no tengamos ningún síntoma, pero la pregunta ¿esto es normal?, estará abundando mucho en nuestra cabeza, cuando no sintamos “nada” durante todo el embarazo. Hay que tener en claro algo, cada embarazo es distinto, porque el cuerpo de una mujer es único. Debemos tener en cuenta que, hay diversos motivos por los que pasa esto, y no todo es señal de alarma.

¿Cómo es vivir con un embarazo sin síntomas?

Ahora ¿qué es exactamente lo que ocurre un embarazo así?, si no tengo síntomas de nauseas o antojos, ¿cómo sería entonces mi embarazo?, seria como ¿si no estuviese encinta?, incluso ¿podría llegar a tener el periodo?

Para responder a esas preguntas, es necesario primero recalcar que, ciertos síntomas, no todo el tiempo una mujer embarazada los posee, es decir, las náuseas y la repulsión a ciertos olores, no siempre estarán presentes en un embarazo.

Un embarazo sin síntomas no es realmente peligroso, y tampoco te privará de todas las cosas que deseaste experimentar de un embarazo. Pues, si nunca has estado encinta, te sorprenderá saber que, las náuseas, vómitos y mareos no se presentan siempre en un embarazo, y solo se reflejan en ocasiones en los primeros días de gestación.

Los dolores abdominales, también son frecuentes en las primeras semanas, también se puede experimentar algo parecido en el quinto mes de gestación, pero esto es atribuible a diferentes problemas, por lo que en ocasiones no es normal. El crecimiento del busto, sin embargo, es algo que padeces o no, no siempre se da y no debes de preocuparte por ello.

Con respecto a la menstruación, nunca una mujer va a llegar a tener la menstruación mientras este embarazada, podrá tener pequeños sangrados por el embarazo, pero, nunca llegará a menstruar mientras se esté gestando.

Como observarás, no todos los síntomas son indicaciones que “todo esta bien”, así como “todo está mal”, tu cuerpo tomará el embarazo y lo afrontará como mejor le parezca y deba hacerlo.

¿Es un problema?

Es una pregunta razonable que toda mujer embarazada, se llegue a realizar, al no detectar síntomas. ¿Mi bebé estará bien?, muchas mujeres sienten depresión al no saber qué está pasando en su interior y suelen ser molestadas por esta pregunta frecuente.

Hay que tener algo en claro, no es un problema en absoluto, un embarazo sin síntomas no es algo usual, pero si natural. No debes tener miedo, nada malo va a pasar, solo cuida al bebé que está creciendo dentro de ti, y sé rutinaria en los chequeos y visitas médicas.

Un embarazo sin tener los síntomas normales, no es muy distinto a uno que sí, así que descuida, tu bebe no está en riesgo, solo actúa responsablemente en el cuidado de tu bebé, como lo harías, si sintieras algún síntoma.

¿Porque un embarazo sin síntomas?

Expertos aseguran que, una mujer que tiene relaciones sexuales diarias, un ciclo menstrual muy regular, o una mujer con obesidad, serán propensas a poseer un embarazo sin síntomas.

Se les hará difícil denotar cambios en sus organismos, e incluso sentir al bebé. Pero la mayor causa de que esto suceda, es por poseer el síndrome de ovarios poliquísticos. Son muy pocas las mujeres que lo padecen, pero es normal cuando se tienen estos ovarios.

Despreocúpate y disfruta de tu embarazo, con síntomas o no. Es un momento único que no debería traerte preocupaciones, sino más bien dicha y felicidad, preocúpate de manera sana cuando haya que hacerlo y despreocúpate por todo lo demás y recuerda siempre acudir al médico.