Cambios y cosas que debes saber, que te pasaran durante tu embarazo.

Nadie nos puede preparar lo suficiente para lo que le pasa a nuestro cuerpo durante el embarazo… pero podemos intentarlo.

El embarazo dura 40 semanas, o sea más de 9 meses. Si tu mamá, tu abuelita o tu mejor amiga te platican lo raro que es que una embarazada llegue a las 40 semanas, comentan que tu panza está muy grande y que no llegarás a las 40 semanas, o que la luna de abril hace que los bebés se adelanten. ¡No les creas nada! Lo mejor y más saludable para ti y para tu bebé es que llegue a estas 40 semanas.

Todo tu cuerpo cambia. TODO. No solo tu abdomen, tus caderas y tu pecho. Sino también tu pelo, tus uñas, tu piel y tus pies.

¡El “cerebro de embarazo” existe! Todo se te olvida. Como diría mi mamá, “no se te olvida la cabeza porque la traes puesta”.

Hay que ponerse mucha, mucha, muchísima crema en la panza, pero también en las caderas y en el pecho. Mantener estas 3 zonas bien hidratadas puede disminuir o incluso prevenir las estrías.

En la mayoría de los casos, las náuseas, vómitos y el cansancio constante se terminan entre la semana 12 y la 16.
No todas sentimos las patadas del bebé al mismo tiempo. Incluso puede resultar sumamente difícil sentirlas y para algunas mujeres, casi imposible. ¡Hay que tener paciencia!

Muchos de los síntomas vienen y van, y es completamente normal. Si hoy te duele el pecho y mañana ya no, no significa que algo esté mal con tu bebé o contigo.

Mal humor. Es muy común pero no a todas les ocurre, en realidad en este proceso de embarazada su prioridad es su salud y en el bienestar de su bebe que se está formando en su interior.

Tus zapatos no te quedaran por arte de magia. Es normal no te preocupes que no te estás convirtiendo en un monstruo solo que a raíz de la retención de líquidos, tus pies u tobillos se hincharan y es necesario que compres una talla más de zapatos, normalmente las mujeres embarazadas usan más que todo sandalias.

Las comidas prohibidas no existen. Obviamente trata de cuidar tu alimentación, pero puedes comer de todo mientras estés segura de que su procedencia sea confiable y su preparación buena. Por ejemplo, hay comidas que tienen más riesgo, por lo que te recomiendo evitarlas y son: huevo crudo, pescado crudo, mariscos crudos, carne cruda, pollo crudo, frutas y verdes sin lavar, pescado ahumado, paté, leche sin pasteurizar, y queso hecho a base de leche sin pasteurizar.

El alcohol tampoco está prohibido, siempre y cuando se tome con mucha moderación; puedes tomar una cerveza o una copa de vino de vez en cuando.

Hay que disfrutar mucho el embarazo, aunque en este momento no lo creas, vas a extrañar esa gran barriga y esos brinquitos que daba tu bebé cuando tenía hipo.

Pero todo esto no pasa en vano, nada más hermoso que sentir como va creciendo una vida dentro de ti, sentir esas constantes pataditas y sentir esa emoción, todo lo que vamos pasando en esa etapa verdaderamente valdrá la pena.