Cambios en la piel, pelo y uñas durante el embarazo.

El embarazo es una etapa en la cual una mujer empieza a sufrir cambios en todo su organismo, esto se debe a que el cuerpo modifica su sistema, para poder hacer frente al reto de mantener dos vidas. El cuerpo presenta cambios en su metabolismo lo que origina diferentes tipos de consecuencias como los cambios de humor, aumento del apetito alimenticio, dolores de cabeza y vómitos.

Sin embargo además de esto, el cuerpo experimenta también cambios físicos, los cuales van apareciendo o haciéndose notar con el paso de los meses. Estos cambios pasan a menudo por desapercibidos por la persona, la cual no distingue una relación directa con el embarazo.

Algo a tener en cuenta es que estos cambios no son permanentes, luego del embarazo todo nuestro cuerpo volverá a ejercer sus funciones normales.

Cambios en las uñas
Las uñas tienen la capacidad de mostrar nuestro estado de salud, durante el embarazo las uñas pueden alterar su apariencia, la cual puede variar dependiendo de la persona. Por lo general las mujeres embarazadas tienden a experimentar una velocidad en el crecimiento de sus uñas, esto se produce por las alteraciones que sufre el flujo sanguíneo que poseen.

Sin embargo, este no es el único cambio que sucede con las uñas, diversas mujeres han experimentado que sus uñas se vuelven más fuertes durante este periodo, sin embargo, tan bien se han visto casos contrarios donde la mujer asegura que se han vuelto mucho más suaves que antes.

Cambios en el pelo
Durante el periodo de gestación, las mujeres sufren cambios hormonales que pueden influir en el crecimiento y cuidado del pelo. Se ha estudiado que durante este tiempo las mujeres adquieren un cabello con mayor volumen, mucho más fuerte y resistente, el cual experimenta menos perdidas y caídas diariamente.

Se estima que la mujer no embarazada pierde por lo menos 100 cabellos diarios. Inclusive se han notado cambios en la estructura del cabello el cual puede experimentar cambios de forma como diferentes variaciones entre el cabello lacio y el ondulado.

Luego del parto, el pelo empezará a caer por montones, pero esto es totalmente normal y no hay porque alarmarse, ya que significa que las hormonas están volviendo a la regularidad.

Cambios en la piel
La piel es el órgano externo que más cambios puede experimentar, estos también son provocados por la desestabilización de las hormonas en el cuerpo. Uno de estos cambios, es el oscurecimiento de diversas partes del cuerpo, ocurridos en la zona de la vulva y las areolas de los senos.

Esto se debe a la producción de melanina en el cuerpo, la cual es la razón de la pigmentación de la piel y el cabello, las hormonas alteran la melanina, lo cual origina el surgimiento de estas manchas. La cara también puede padecer este tipo de manchas, estas son conocidas como cloasma gravídico.

La aparición de estrías es común en las mujeres embarazadas, las estrías son el producto del estiramiento excesivo de la piel durante este periodo, el cual genera la aparición de líneas en la piel, estas tendrán en primera instancia un color granate que se ira aclarando con el paso del tiempo. Las estrías no desaparecen con el tiempo, pero si se vuelven menos notables.