Cada qué tiempo hay cambiar el pañal del bebé

Es una de las tantas interrogantes que tienen los padres, sobre todo los que son primerizos y que la verdad es bastante simple, aunque para ellos sea todo un caos en el momento. Lo importante de todo esto es evitar que la piel del bebé llegue a irritarse al tener contacto por demasiado tiempo con las heces.

Por lo que, es recomendable realizar los cambios de pañal al momento en que se están húmedos por el pipí, ya que, si se deja por mucho tiempo, esto causa que la zona se vuelva calurosa y húmeda, aumentando su debilidad y se vuelve más sensible que al tener la piel seca por daño de fricción. Esto favorece mucho al desarrollo de microorganismos y afecta a la barrera de su piel.

Si se quiere evitar todo esto, lo mejor sería hacer el cambio cada antes o después de la toma de leche, ya que algunos bebés suelen hacer pipí durante estos momentos, pero sólo si está húmedo. Si llegara a estar seco, podrían dejárselo y esperar.

Hay que estar atentos a los signos de deshidratación, puesto a que estos se manifiestan al tener el pañal seco por demasiadas horas, preguntarse si estarán tomando leche y mantenerse pendientes para evitar esto.

Para los bebés que suelen expulsar la leche, lo recomendable sería iniciar el cambo del pañal antes de darle pecho, así se evita tener que moverlo demasiado al acostarlo y que vomite, también se tiene que intentar mantenerlos tranquilos al hacer la digestión.

En dado caso que el bebé duerma bastantes horas de sueño, se tendría que hacer el cambio antes de acostarlo, esto evita que el pañal se llene durante la noche más de lo normal y que manche la ropita, así como el contacto de las heces y la orina con su piel delicada. Al despertar, lo mejor es cambiarle nuevamente el pañal, igualmente cuando se realice algún tipo de viaje largo.

¿Cómo detectar cuando tu bebé ha hecho caca?

Es sencillo, tu sentido del olor no te vaya a fallar ya que se percibe rápidamente, siendo lo lógico cambiarlo inmediatamente de pañal. No desesperes si el bebé defeca nuevamente durante el proceso del cambio, es algo completamente normal y más si está pequeño.

Hay que recordar que una vez terminado la limpieza de la zona, colocar vaselina o alguna pomada que sirva de protección contra la pañalitis, evitándose el uso del talco. Podemos tener “descuidos” con el pipí, es importante no tenerlos con la caca.

Toma en cuenta que los pañales de tallas más grandes que la de tu bebé no son de gran ayuda puesto a que al momento de que tu pequeño haga sus gracias, estas se saldrán por fuera del pañal, ensuciando su ropita y tendrás que cambiarlo por completo, por ello, trata de usar pañales que sean su talla justa.

¿Cómo cambiar un pañal?

Para todos aquellos padres que aún no sepa cómo cambiar adecuadamente el pañal de su bebé, acá les dejamos los pasos correctos para llevar a cabo esto:

  • No usar expresiones que puedan descalificarle, tales como: Hueles feo, que cochino o fuchi.
  • Antes de empezar, lavarse bien las manos con agua y jabón, y cuidar que no haya ningún tipo de corriente de aire.
  • Colocar todo al alcance que se necesite: Toallas húmedas, pañales, bote de basura, ropa nueva.
  • Acostar al bebé y retirar su ropa, de la cintura para abajo.
  • Levantar sus piernas y sujetarlos por los tobillos suavemente.
  • Retirar el pañal sucio, ayudándote de este para quitar el exceso de heces.
  • Envolver y tirar a la basura.
  • Limpiar con toallas húmedas o con un algodón mojado en agua limpia y tibia los glúteos y muslos, principalmente por la parte de atrás. Si se trata de una niña, limpiar de adelante hacía atrás, de la zona vaginal a la anal hasta donde se crea que pudo haber llegado las heces o la orina, para evitar infecciones. Si es niño, asear sus muslos, abdomen y genitales, ya que la orina del varón suele esparcirse más.
  • Revisar que haya quedado limpio y secar perfectamente sus pliegues para evitar rozaduras. Limpiar con suavidad para no ocasionarle inflamación o irritación.
  • Levantar sus piernas y colocar el pañal por debajo de su cuerpo hasta la cintura, separa sus piernas y pasa entre ellas el pañal.
  • Ajústalo lo suficiente pero no demasiado para no ocasionarle presión o marcas. Cuida que su ombligo este al aire libre para mantenerlo seco.