A que le llaman aro de fuego cuando estás dando a luz.

Una de las cosas que más sorprende a las mujeres al momento de dar a luz es el conocido aro de fuego. Muchas no conocen de su existencia y realmente son muy pocas las personas que les hablan del tema. ¿No te suena el nombre? Tranquila que en el post de hoy te explicaremos un poco de que trata para que al momento de traer al mundo a tu bebé te encuentres preparada.

Aro de fuego

Cuando nuestro bebé está a punto de nacer es normal escuchar la frase “Ahora tendrás o conocerás un aro de fuego”. Muchas no saben qué hacer o cómo reaccionar ante tal echo. ¿Dé que nos habla el doctor? Es normal que nuestra mente comience a asociar la frase con imágenes de fuego y nos quedemos mirando cómo el cuerpo de nuestro bebé es expulsado y poco a poco comienza a saludar al mundo.

Es en ese momento exacto cuando comenzamos a sentir una sensación de ardor en el área de nuestra vagina. No lo podemos describir como un dolor, sino que el término correcto sería una sensación bastante desconocida y que sin duda compagina con la frase. La enfermera que se encuentre con nosotros se encargará de colocarnos una pomada para eliminar aquella sensación antes de comenzar a pujar y así no permitir ningún tipo de desgarro.

El aro de fuego no tiene nada de desconocido, pero si es importante que conozcas que es para que durante el parto, sepas lo que estás a punto de vivir. Te estamos hablando de una sensación de quemazón, de mucho ardor, en toda la zona del periné, y se produce por una dilatación al momento de la salida de la cabeza del bebé. Dicha sensación se da cuando el periné en su totalidad, es decir cuando los tejidos no pueden expandirse más y dicha tensión causa dolor, produciendo aquella sensación que explican muchas de las mujeres.

Hay quienes no llegan a notar el ardor

Si te llegas a preguntarte si todas las mujeres llegan a sentir la sensación de aro de fuego al momento de dar a luz, es normal que algunas lleguen a decir que no lo han podido notar. Esto se debe principalmente a que no todos los bebés tienen el mismo tamaño y no todos los perinés tienen la misma elasticidad.

Ciertas mujeres lo llegan a notar el dolor porque es producto del tamaño de la cabeza del bebé que hace que periné sobrepase los limites, las demás suelen tener bebés con cabezas muy más pequeñas y es muy poca la dilatación que puede producir. Algunas dan a conocer que durante su primer parto si sintieron el dolor, sin embargo en los partos posteriores nunca sintieron la presencia de tal sensación.

Otras que también pueden ignorar el dolor son aquellas que durante el transcurso del embarazo se realizan masajes perineales. No obstante, son pocas las mujeres que llevan a cabo tal proceso, pero que sí ha mostrado tener buenos resultados ayudando a la reducción de dolor y cualquier tipo de desgarros.